Meningitis

¿Qué es?

La meningitis es una infección de las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal llamadas meninges.

Las meninges son tres capas de tejido conectivo o de sostén que se sitúan entre el hueso y el cerebro o la médula espinal. De la más externa a la más interna se llaman: duramadre, aracnoides y piamadre. Aportan protección, defensa de infecciones y amortiguación al sistema nervioso central. Entre sus espacios (espacio subaracnoideo o espacio subdural) circula el líquido cefalorraquídeo.

Causas

La principal causa de meningitis son las infecciones. Cuando el agente infeccioso es un virus, es decir, si se trata de una meningitis viral, generalmente se resuelve sin tratamiento. Es la causa más frecuente de todas. Por lo general, ocurre con predominio estacional a finales del verano y principios del otoño. Afecta con mayor frecuencia a los niños y a los adultos jóvenes menores de 30 años. Pueden causar meningitis los enterovirus, virus del herpes, virus de las paperas (parotiditis), virus VIH, virus del Nilo Occidental... Sin embargo, cuando es causada por una bacteria, es decir, si es una meningitis bacteriana la infección es muy grave. Las bacterias implicadas son diferentes según la edad del paciente o su estado de salud e inmunidad. En los lactantes y personas con un estado inmunitario débil, las bacterias implicadas pueden ser: Streptococcus agalactiae y menos habituales la Escherichi coli y la Listeria monocytogene. En niños y jóvenes son más frecuentes el meningococo o Neisseria meningitidis y el neumococo o Streptococcus pneumoniae. También en niños menores de 5 años puede ser el Haemophilus influenzae. En adultos el neumococo es el más frecuente. En cualquier edad también puede afectar la bacteria Staphylococcus aureus que causa meningitis muy grave. Estas bacterias se pueden propagar por  la sangre procedentes de otra parte del cuerpo, o a través de otra infección como una sinusitis o una otitis que se propague por proximidad, o después de una herida que penentre en el interior del cráneo o una operación quirúrgica. Otras causas menos frecuentes de meningitis son: productos químicos, alergias a medicamentos, hongos, parásitos, tumores.

Meningitis: Prevención

Algunas meningitis bacteriana se puede prevenir mediante las vacunas recomendadas que se administran durante la infancia, por ejemplo, para el Haemophilus, el meningococo y el neumococo.

Meningitis: Síntomas

Los síntomas de meningitis son diferentes según su causa. La meningitis viral es más leve que la meningitis bacteriana y es más leve. Las meningitis bacteriana es una urgencia médica y se necesita tratamiento inmediato en un hospital. Los síntomas suelen aparecer de forma rápida y pueden incluir:
  • Fiebre y escalofríos
  • Cambios en el estado mental , disminución del estado de conciencia, agitación
  • Náuseas y vómitos
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia)
  • Dolor de cabeza intenso
  • Cuello rígido (meningismo)
  • Postura inusual con la cabeza y el cuello arqueados hacia atrás (opistótonos)
  • Fontanelas abultadas en los bebés
  • Alimentación deficiente o irritabilidad en niños
  • Respiración rápida
  • Lesiones en la piel en forma de puntos o manchas pequeñas de color morado (petequias) en menigitis por meningococo.

Meningitis: Tratamiento

El tratamiento de la meningitis varía según su causa. En las meningitis virales el tratamiento es de soporte y para aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones. En las meningitis bacterianas el tratamiento es antibiótico. Se inicia de forma urgente con antibióticos de amplio espectro normalmente por vía endovenosa. Una vez se obtienen los resultados que permiten conocer el agente infeccioso en concreto, se modifica el tratamiento para que sea lo más eficaz posible. También se tratan las consecuencias de la infección como el edema cerebral, el shock o las crisis epilépticas.

Meningitis: Diagnóstico

El diagnóstico de meningitis se realiza a partir de la historia clínica y la exploración física, pero además se solicitan de urgencia pruebas complementarias como: análisis de sangre, hemocultivos, punción lumbar para extracción de una muestra de líquido cefalorraquídeo que se analiza y cultiva, radiografía de tórax, tomografía axial computarizada.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR