Mastocitosis: Diagnóstico

Diagnóstico

La mastocitosis sistémica es una entidad poco frecuente y sigue siendo una enfermedad de difícil diagnóstico, al no ser específicos muchos de los hallazgos detectados en la clínica, radiología, analítica y anatomía patológica, ni existir criterios uniformes para el mismo. Aunque el diagnóstico suele sospecharse por la historia clínica y la exploración física, y se puede afianzar mediante determinadas pruebas de laboratorio, el aumento de mastocitos en una muestra de tejido se considera la prueba más específica.

Síntomas como prurito, sofocos, palpitaciones, dolor abdominal espasmódico, lesiones cutáneas como la urticaria pigmentosa, etc., pueden orientar al diagnóstico

Los datos de laboratorio más específicos para el diagnóstico son la elevación de histamina en sangre y orina.

La gammagrafía ósea es una técnica de elevada sensibilidad, pero poco específica.

Para llegar al diagnóstico de mastocitosis sistémica es preciso encontrar incremento de mastocitos en cualquier víscera o tejido, independientemente de la localización cutánea. La biopsia de médula ósea es la prueba que mayor rentabilidad ofrece para el diagnóstico. 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!