Litiasis renal: Tratamiento

Tratamiento

Nueve de cada diez cálculos situados en el uréter se expulsan de forma espontánea en el trascurso de tres o cuatro semanas, aunque depende del tamaño y la posición. De hecho, el objetivo principal del tratamiento de la litiasis renal es prevenir la aparición de nuevos cálculos. De todas formas, cualquier cálculo no expulsado en 2 meses requiere actuación terapéutica.

Los médicos recomiendan colar la orina, para poder conservar el cálculo y poder analizarlo. Para facilitar su expulsión, se han de tomar entre seis y ocho vasos de agua por día para producir una gran cantidad de orina. El dolor puede ser muy fuerte, por lo que puede ser recomendable tomar analgésicos, como ibuprofeno o  naproxeno.

Cuando el cálculo es demasiado grande para salir por sí solo, está creciendo, bloquea el flujo de orina o está causando una infección o daño renal o si el dolor es incontrolable, se recurre a la cirugía.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!