Litiasis renal: Diagnóstico

Diagnóstico

Las pruebas que se realizan para diagnosticar una litiasis renal pasan por análisis de sangre, en los que determinar los niveles de calcio de fósforo, de ácido úrico y de electrólítos, exámenes de la función renal, análisis de orina para ver cristales y buscar glóbulos rojos en la orina, análisis del cálculo para determinar el tipo y un pielograma intravenoso.

Para observar los cálculos o una obstrucción, así como su ubicación, el médico puede valerse de diversas pruebas, como una tomografía computarizada del abdomen, una resonancia magnética del abdomen y el riñón, una radiografía del abdomen, una pielografía intravenosa, una ecografía del riñón o una pielografía retrógrada.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!