Litasis vesical

¿Qué es?

Es una acumulación dura dentro de la vejiga de una sustancia mineral presente en la orina. También se conoce como cálculo vesical o más popularmente como piedra o arenilla en la vejiga.

Es más frecuente en hombres y mucho menos frecuente que otras litiasis o cálculos en el riñón.

Causas

Las causas de la litiasis vesical se deben en su mayoría a otro problema del  propio aparato urinario, por ejemplo, una infección de orina, un mal vaciamiento de la vejiga, un divertículo (pequeño repliegue en forma de saquito en la pared de la vejiga), una obstrucción en la salida de la orina por tener la próstata agrandada, etcétera. La litiasis vesical se forma cuando en la orina hay una alta concentración de alguna sustancia mineral que puede acumularse en forma de pequeños cristales o piedrecitas, sobre los cuales se sigue acumulando más mineral. Algunas veces pueden crearse a partir de un objeto extraño en el interior de la vejiga. Estos cálculos tienen tendencia a favorecer el crecimiento de bacterias y provocar una infección urinaria.

Litasis vesical: Síntomas

Los síntomas de la litiasis vesical suceden porque el cálculo irrita la mucosa que reviste el interior de la vejiga, o porque se produce una obstrucción del flujo de salida de la orina desde la vejiga hacia la uretra. Pueden ser los siguientes:
  • Dolor o sensación de presión abdominal
  • Orina de color anormal, oscuro o de aspecto turbio.
  • Presencia de sangre en la orina, a veces no se percibe a simple vista
  • Dificultad para orinar
  • Escozor al orinar
  • Necesidad imperiosa de ir a orinar muchas veces, sobretodo por la noche
  • Interrupción del chorro urinario
  • Pérdida de control sobre la orina
  • Dolor o molestias en el pene del varón
También se pueden sumar otros síntomas y signos de una infección urinaria como fiebre, dolor al orinar, sensación de tener siempre la vejiga llena (tenesmo vesical).

Litasis vesical: Diagnóstico

El diagnóstico de la litiasis vesical se lleva a cabo por la historia clínica, la exploración física y las pruebas que confirmen la presencia del cálculo en la vejiga, como las siguientes:
  • Análisis de orina
  • Cultivo de una muestra de orina (urocultivo)
  • Radiografía de la zona pélvica, a veces con contraste que se introduce desde la uretra (cistografía retrógrada)
  • Cistoscopia: sonda endoscópica con una cámara en su extremo que se coloca a través de la uretra hasta la vejiga.

Litasis vesical: Tratamiento

El tratamiento para la litiasis vesical puede tener diversos enfoques según el tipo de cálculo, su tamaño y el grado de afectación o de complicaciones añadidas.
  • Beber abundante agua para ayudar a expulsar el cálculo, como mínimo entre 6 y 8 vasos al día. La mayoría de los cálculos se expulsan por sí solos.
  • En caso de que el cálculo no salga por sí mismo se pueden extraer mediante la sonda de un cistoscopio, si son pequeños, o si son grandes se necesita una operación quirúrgica.
  • Algunas pocas veces, según la composición del cálculo, se pueden dar ciertos medicamentos que ayudan a disolverlo.
  • Cuando la salida del cálculo por la orina produce dolor el médico puede prescribir analgésicos.
  • Si existe una infección de orina paralela a la litiasis, se trata con antibióticos.
  • También se deben tratar las causas que han provocado la litiasis para que no se vuelva a repetir.

Litasis vesical: Prevención

La prevención de la litiasis vesical consiste en:
  • Prevenir las infecciones de orina y tratarlas de forma adecuada cuando aparecen.
  • Tratar las causas que implican un riesgo de formación de cálculos, como el agrandamiento de próstata, lo divertículos en la vejiga, etcétera.
  • Beber agua abundante, como mínimo entre 6 y 8 vasos al día.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR