Leishmaniasis: Diagnóstico

Diagnóstico

Para diagnosticar la leishmaniasis hace falta demostrar la presencia del parásito, ya sea en una analítica de sangre o en una biopsia de alguna lesión.

Existen pruebas moleculares que se solicitan mediante un estudio sanguíneo para su diagnóstico, como sería la PCR (reacción en cadena a la polimerasa), la inmunofluorescencia indirecta, el ELISA o la prueba de Montenegro, que consiste en poner a una persona una mínima cantidad del parásito para ver si se produce una erupción dérmica.

Se aconseja, además, una analítica general completa para descartar complicaciones, como alteración renal, hepática o cardíaca.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR