Isquemia: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la isquemia difieren según el tipo de isquemia y los órganos afectados.

En el caso de la isquemia coronaria, los síntomas no se observan hasta un estado avanzado de la enfermedad. De hecho, la mayor parte de las personas que la padecen no muestran evidencia de la enfermedad en muchos años. Una vez que aparecen, los síntomas son presión o dolor en el pecho, producido con actividad física o después de las comidas pesadas; dolor en el cuello y en la mandíbula; dolor en el hombro o en el brazo; dificultad para respirar; palpitaciones; náuseas; debilidad o disminución de la tolerancia al ejercicio.

La isquemia intestinal, por su parte, tiene síntomas distintos según sea esta aguda (que se desarrolla de forma repentina) o crónica (se desarrolla gradualmente con el tiempo). Los síntomas de la isquemia intestinal aguda pasan por dolor abdominal intenso y repentino, evacuaciones intestinales fuertes frecuentes, sensibilidad o hinchazón en el abdomen, sangre en las heces, náuseas, vómitos o fiebre. En cuanto a la isquemia intestinal crónica, suele manifestarse en forma de calambres y dolor, náuseas, vómitos, diarrea o estreñemiento o flatulencias.

Muy rápidos son los síntomas de la isquemia cerebral. Los principales síntomas son visión borrosa, así como dificultad para controlar los músculos, trastornos del habla y rigidez.

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR