Isquemia: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la isquemia depende del tipo de isquemia a tratar.

En el caso de la isquemia miocárdica, el procedimiento, junto a un estudio del historial clínico, suele incluir un electrocardiograma (ECG), que registra el ritmo y la actividad del corazón. Así mismo, suele realizarse un análisis de sangre, que incluya pruebas de colesterol. La prueba de esfuezo o un ecocardiograma de esfuerzo también ayuda a identificar una isquemia miocárdica. Otras pruebas que pueden emplearse son el ecocardiograma, la gammagrafía nuclear, la angiografía coronaria o una tomografía computarizada (TC) cardíaca.

Para las isquemias agudas en las extremidades, hay que determinar donde está la oclusión, la gravedad y cuál es la causa. Las pruebas diagnósticas incluyen examen de pulso, evaluación Doppler, ecografía dúplex, angiografía por resonancia magnética, o la angiografía por tomografía computarizada (CTA).

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!