Intoxicación por opioides: Prevención

Prevención

Evitar el consumo de las drogas ilegales derivadas de los opiáceos.

Ajustar el tratamiento con opioides a la mínima dosis posible cuando el fármaco resulta necesario para el control del dolor. Siempre seguir las dosis indicadas bajo estricto control médico.

Cuando el tratamiento con opioides se administra de forma crónica, por ejemplo en pacientes con cáncer y dolor crónico, el médico lleva a cabo una estrategia terapéutica denominada “rotación de opioides”. Con este sistema de rotación se van alternando entre distintos tipos de medicamentos opiáceos, con el objetivo de reducir los efectos adversos y la dependencia, pero manteniendo la efectividad contra el dolor.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!