Intoxicación por opioides

¿Qué es?

Se trata del uso en exceso de los fármacos narcóticos llamados opioides u opiáceos, de forma intencionada o accidental, con un perjuicio para la salud.

Los opioides son sustancias químicas derivadas de la planta del opio o adormidera (Papaver somniferum). Actúan sobre el sistema nervioso central con un mecanismo similar al de las endorfinas que produce el propio organismo para el alivio del dolor. Por eso su uso médico habitual es como tratamiento del dolor. Otros se han usado como drogas ilegales.

Algunos derivados opiáceos más conocidos son: codeína, heroína, hidrocodona, metadona, meperidina, morfina, oxicodona…

Causas

La intoxicación sucede tras un consumo abusivo de alguno de los fármacos opioides. Esto tiene relación con lo fenómenos de dependencia y adicción:
  • Dependencia: sucede por la adaptación del organismo al efecto del fármaco o droga. Se acompaña del fenómeno de la tolerancia, es decir, la persona necesita tomar dosis cada vez más altas de esa sustancia para lograr el mismo efecto.
  • Adicción: se trata de la búsqueda incesante y obsesiva, así como el consumo compulsivo o incontrolado de aquella sustancia que produce una dependencia.

Intoxicación por opioides: Síntomas

Los síntomas de la intoxicación con opiáceos dependen de la cantidad de fármaco que se consuma. Pueden incluir los siguientes:
  • Confusión, delirio, estado mental alterado, falta de lucidez mental.
  • Somnolencia
  • Problemas respiratorios: disminuye la frecuencia de respiración o se puede llegar a detener.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pupilas de pequeño tamaño.
  • Coma
En los casos más graves de intoxicación se produce la muerte por sobredosis.

Intoxicación por opioides: Diagnóstico

La sospecha diagnóstica se puede hacer por los síntomas y también por signos indirectos, como señales de pinchazos en los brazos o piernas, hallazgo de envases de medicamentos vacíos, etcétera. Un análisis toxicológico en sangre y orina confirma el consumo de fármacos opiáceos.

Intoxicación por opioides: Tratamiento

Tratamiento sintomático de los efectos secundarios y medidas de soporte vital en los casos de intoxicación grave. La naloxona es un medicamento que se usa como antídoto de los fármacos opiáceos porque bloquea su efecto en el sistema nervioso central, con un mecanismo denominado “antagonista competitivo”.

Intoxicación por opioides: Prevención

Evitar el consumo de las drogas ilegales derivadas de los opiáceos. Ajustar el tratamiento con opioides a la mínima dosis posible cuando el fármaco resulta necesario para el control del dolor. Siempre seguir las dosis indicadas bajo estricto control médico. Cuando el tratamiento con opioides se administra de forma crónica, por ejemplo en pacientes con cáncer y dolor crónico, el médico lleva a cabo una estrategia terapéutica denominada “rotación de opioides”. Con este sistema de rotación se van alternando entre distintos tipos de medicamentos opiáceos, con el objetivo de reducir los efectos adversos y la dependencia, pero manteniendo la efectividad contra el dolor.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR