Insuficiencia cardíaca

¿Qué es?

La insuficiencia cardíaca es un trastorno del corazón por el cual no puede bombear de forma eficiente la sangre con oxígeno hacia el resto del organismo.

En la insuficiencia cardíaca se puede ver afectado solamente el lado derecho o lado izquierdo del corazón, pero de forma frecuente se afectan los dos lados.

En la mayoría de casos se trata de una enfermedad crónica, es decir, de larga duración. Aunque también se puede presentar de forma aguda.

Causas

Las causas de la insuficiencia cardíaca más frecuentes son:
  • La enfermedad de las arterias coronarias o estrechamiento de los vasos que aportan sangre y oxígeno al propio corazón, lo cual debilita el músculo cardíaco (miocardio), tanto si ocurre de forma repentina como si se va deteriorando a lo largo del tiempo.
  • La hipertensión arterial mal controlada produce a la larga rigidez o debilitamiento del músculo cardíaco.
También otros problemas del corazón pueden ser causa de insuficiencia cardíaca. Por ejemplo:
  • Cardiopatías congénitas o malformaciones.
  • Infarto de miocardio.
  • Alteraciones de las válvulas cardíacas.
  • Arritmias.
  • Infecciones que debilitas el miocardio (miocarditis).
Existen ciertas enfermedades de otros órganos y sistemas que también pueden producir insuficiencia cardíaca durante su evolución o empeorar una insuficiencia cardíaca que estaba presente. Por ejemplo: amiloidosis, enfisema pulmonar, hipertiroidismo, hipotiroidismo, sarcoidosis, anemia grave, exceso de hierro en el organismo, etc. Los mecanismos por los cuales se produce la insuficiencia cardíca, sea cual sea su causa, son principalemente dos:  
  • Insuficiencia cardíaca sistólica: el músculo cardíaco (miocardio) es incapaz de bombear de forma adecuada la sangre del corazón. 
  • Insuficiencia cardíaca diastólica: el músculo cardíaco está más rígido y no se puede llenar de sangre con facilidad.

Insuficiencia cardíaca: Síntomas

Los síntomas de la insuficiencia cardíaca pueden comenzar de una manera lenta y gradual y evolucionar con el tiempo o de forma repentina después de una enfermedad aguda del corazón. Los síntomas pueden variar dependiendo de la causa y mecanismo de acción, pero los más comunes son:
  • Tos.
  • Dificultad para respirar durante la actividad física (disnea de esfuerzo).
  • Dificultad para respirar al estar acostado (ortopnea) o también despertarse debido a la dificultad para respirar (dísnea paroxística nocturna).
  • Pulso irregular o rápido y palpitaciones.
  • Venas del cuello hinchadas.
  • Fatiga, debilidad, mareo.
  • Pérdida de apetito.
  • Necesidad de orinar en la noche (nicturia).
  • Hígado o abdomen agrandado.
  • Pies y tobillos hinchados (edema).
  • Aumento de peso.

Insuficiencia cardíaca: Diagnóstico

El diagnóstico de la insuficiencia cardíaca se basa de forma principal en la historia clínica y exploración física. Entre las pruebas complementarias fundamentales que se suelen solicitar para diagnosticar la insuficiencia cardíaca están el análisis de sangre, radiografía de tórax, electrocardiograma y ecocardiografía.

Insuficiencia cardíaca: Tratamiento

En el tratamiento de la insuficiencia cardíaca son importantes tanto la medicación como los cambios del estilo de vida. Los principales cambios del estilo de vida que la persona debe asumir son: evitar el tabaco y reducir al máximo el consumo de alcohol, caminar o realizar algún ejercicio fisico de forma regular de acuerdo con las propias capacidades y según consejo médico, bajar de peso y evitar la obsidad, mantener el control de los niveles de colesterol en la sangre, reducir el consumo de sal y azúcar, tener un descanso reparador y suficiente. Los medicamentos que se indican en la insuficiencia cardíaca tienen por objetivo:
  • Ayudar a que el corazón pueda bombear mejor la sangre hacia el resto del cuerpo.
  • Evitar la formación de coágulos.
  • Bajar los niveles de colesterol.
  • Mantener abiertos los vasos sanguíneos (vasodilatación).
  • Disminuir la frecuencia cardíaca para que su corazón no tenga que bombear a un ritmo demasiado forzada.
  • Reducir el daño al corazón.
  • Reducir el riesgo de arritmias.
  • Reposición de la sal mineral potasio.
  • Eliminar el exceso de líquido y sales (sodio).
En algunas circunstancias, también se considera el tratamiento con técnicas quirúricas o aplicación de dispositivos. Por ejemplo: cirugía de revascularización de las arterias coronarias o angioplastia, cirugía de las válvulas del corazón, aplicación de un marcapasos o desfibrilador implantable.

Insuficiencia cardíaca: Prevención

La prevención de la insuficiencia cardíaca tiene mucha relación con un estilo de vida que adopte medidas saludables que reduzcan el riesgo de enfermedad en el corazón. Estas son:  - Evitar el tabaco, alcohol y otras drogas. - Mantener un control estricto de los factores de riesgo cardiovascular, como hipertensión, diabetes y colesterol elevado. - Bajar de peso y evitar la obesidad. - Realizar ejercicio físico regular y moderado adaptado a las propias capacidades. - Alimentación saludable, evitar sal y azúcar. - Descansar y saber gestionar el estrés.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR