Infertilidad

¿Qué es?

La infertilidad se define como la imposibilidad para concebir un hijo vivo. Hace falta un año manteniendo relaciones sexuales sin ningún método anticonceptivo para que se considere un problema real.

Se distinguen dos tipos de infertilidad. La primaria donde se consigue quedar embarazada la mujer pero no llega a tener a un recién nacido vivo; y la secundaria, en la que una pareja tras tener un embarazo y parto normales no consiguen una nueva gestación de un recién nacido vivo.

Causas

Las causas de no poder tener hijos puede pueden ser múltiples y varían según sea debido al hombre o a la mujer:
  • En el caso del hombre:
    • Alteraciones de las hormonas que estimulan al testículo que hacen que el espermatozoide no tenga poder
    • Alteraciones del testículo: ya sean infecciones, de nacimiento o traumáticas
    • Obstrucciones de los conductos por los que tienen que ir los espermatozoides, infecciones seminales, alteraciones en la eyaculación…
    • Alteraciones del semen: puede haber no haber espermatozoides (azoospermia) o que la cantidad o calidad sea insuficiente (oligospermia).
    • El alcohol, las drogas, ciertos sustancias ambientales como los pesticidas influyen en la calidad del esperma
    • En ocasiones el origen de la infertilidad masculina está en ciertas enfermedades de base como la diabetes, la hipertensión o la impotencia que impide que se produzca la eyaculación
  • En el caso de la mujer:
    • Alteraciones anatómicas y en el funcionamiento de las trompas de Falopio por que comunica la vagina con el útero. Pueden haber pólipos, quistes o trastornos quirúrgicos que dificulten la anidación del esperma
    • Alteraciones o malformaciones en el útero hacen que la mujer no pueda concebir. Entre ellas hay que destacar tumores, endometriosis, infecciones…
    • Alteración hormonal. En ocasiones el origen de la infertilidad de la mujer se puede explicar por problemas en el sistema nervioso central ya que hay dos órganos, el hipotálamo y la hipófisis, que liberan dos hormonas, la LH y la FSH que intervienen en el proceso de la ovulación
    • Factores como la obesidad, trastornos emocionales y la alimentación también pueden influir en la capacidad reproductora de la mujer

Infertilidad: Prevención

Para prevenir la infertilidad entre las medidas a seguir estarían:
  • Mantener una dieta, un peso y un estilo de vida saludables
  • Vacunación en la infancia con la tripe vírica para evitar las paperas
  • Evitar las enfermedades de transmisión sexual que pueden ser origen en ocasiones de los problemas para concebir hijos

Infertilidad: Síntomas

La infertilidad no suele dar ningún síntoma que ponga en alerta a las personas que presentan este tipo de problemas.

Infertilidad: Tratamiento

El tratamiento de la infertilidad debe elegirse tras conocer la causa ya que según sea el origen del problema para tener un hijo, la solución puede variar. Entre los tratamientos que se disponen para solucionar la infertilidad están:
  • Inducción ovárica: para estimular una correcta ovulación y que la mujer sea más propensa a quedarse embarazada
  • Inseminación artificial: a través de la introducción del semen en el cuello del útero de la mujer.
  • Fertilización in vitro: el óvulo se fecunda con un espermatozoide en un laboratorio y luego se introduce en la mujer.

Infertilidad: Diagnóstico

Para el diagnóstico de la infertilidad hace falta realizar un estudio tanto a la mujer como al hombre ya que ambas partes de la pareja pueden ser el origen del problema de fertilidad. De manera general hace falta una profunda historia clínica para ver antecedentes personales y familiares, saber las características de la menstruación, el consumo de tóxicos, el estilo de vida de los futuros padres… A ambos se les aconseja realizar una exploración física en busca de posibles anomalías. Tras el estudio general, hace falta estudiar detalladamente a cada parte de la pareja: - Mujeres: estudio de la temperatura basal; análisis hormonal para ver los niveles de progesterona y posibles trastornos endrocrinos; biopsia del endometrio (es la capa del útero donde se anida el futuro embrión); una ecografía transvaginal para ver posibles malformaciones internas; laparoscopia para ver los órganos internos; histeroscopia con el que se consigue ver directamente el útero en busca de posibles pólipos; histerosalpingografía que serviría para ver el útero y las trompas de Falopio tras administrar un contraste en la zona; o la prueba postcoital que sirve para ver como se relacionan los espermatozoides con el aparato genital femenino. - Hombres: suele realizarse un espermiograma para estudiar el semen del varón y ver la movilidad, la cantidad y la forma de los espermatoides
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR