Infección nosocomial

¿Qué es?

Una infección nosocomial es una infección que se contrae durante la estancia en un centro hospitalario. Puede manifestarse durante el propio ingreso o después de haber recibido el alta, si el período de incubación es más largo.

También se considera una infección nosocomial aquella que contrae el personal que trabaja en el mismo centro hospitalario.

A veces se pueden producir brotes epidémicos dentro de un centro, que obliguen a llevar a cabo medidas de aislamiento.

Causas

Las causas de una infección nosocomial suelen ser microorganismos (bacterias, virus, hongos o parásitos) de diferentes tipos, fácilmente contagiosos y en ocasiones con resistencia a los antibióticos habituales. Algunas de las bacterias con cepas resistentes que están implicadas en infecciones nosocomiales son: Por bacterias:
  • Nemococos
  • Enterococos
  • Estafilococos, por ejemplo, estafilococo áureus meticilina resistente (SARM)
  • Escherichia coli, cepa productora de betalactamasas de espectro extendido (BLEE)
  • Bacilos de tuberculosis
  • Klebsiella pneumoniae
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Clostridium
  • Legionella
Por virus:
  • Hepatitis B y C
  • Virus sincitial respiratorio
  • Rotavirus
  • Enterovirus
Por parásitos y hongos:
  • Giardia lamblia
  • Cándida albicans
  • Asperfillus spp.
  • Cryptococcus
  Hay estados en que los pacientes son más vulnerables que favorecen este tipo de infección: edad avanzada, enfermedades graves, estado inmunológico debilitado, etcétera. Cualquier procedimiento de diagnóstico o de tratamiento que implique una invasión del interior del organismo puede tener un riesgo de contaminación, por ejemplo, biopsias, endoscopias, catéteres, intubación y operación quirúrgica. Por eso es importante las medidas de prevención, esterilización, y tratamiento preventivo con antibióticos cuando es oportuno.

Infección nosocomial: Síntomas

Los síntomas de una infección nosocomial son los propios del agente infeccioso que la provoca y del órgano o sistema que sufre la infección, por ejemplo:
  • Infección urinaria
  • Infección de una herida quirúrgica
  • Infección de un catéter intravenoso
  • Neumonía
  • Infección en la sangre: bacteriemia o sepsis
  • Otras infecciones: de la piel y tejidos blando, gastroenteritis, sinusitis, conjuntivitis, infecciones genitales…

Infección nosocomial: Diagnóstico

El diagnóstico de una infección nosocomial no siempre es sencillo. Se basa en la demostración del agente infeccioso mediante cultivo de muestras de sangre, secreciones o tejidos, por serologías (anticuerpos) o técnicas de laboratorio como PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y otras. Si se trata de una bacteria, en las pruebas complementarias se realiza un antibiograma, que permite saber a qué antibióticos tiene resistencia y a cuál es sensible.

Infección nosocomial: Tratamiento

El tratamiento de una infección nosocomial debe hacerse con el agente antimicrobiano (antibiótico, antivírico, antifúngico o antiparasitario) que sea más eficaz en cada caso. Según el tipo de infección a veces hay que hacer tratamiento preventivo a los posibles contactos. Además de tratar la causa, se aplicará el tratamiento de soporte más conveniente para mantener el buen funcionamiento del órgano o sistema afectado.

Infección nosocomial: Prevención

La prevención de una infección nosocomial precisa de varias medidas:
  • Descontaminar las manos, con productos adecuados como jabones o soluciones antisépticas, agua corriente en un lavabo que tenga dispositivos antisalpicaduras y con toallas desechables. Siempre con una técnica y un tiempo de lavado adecuados.
  • Ropa protectora: zapatos, gorros, trajes desechables
  • Guantes de látex o cloruro de vinilo.
  • Mascarillas que impidan el paso de los microorganismos.
  • Evitar inyecciones o procedimientos médicos que no sean necesarios
  • Limpieza escrupulosa del centro hospitalario
  • Desinfección y esterilización de los materiales sanitarios que sean reutilizables
  • Vacunación del personal sanitario
  • Disponer de protocolos de actuación y prevención, asegurándose que sean conocidos y puestos en práctica.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR