Infarto muscular: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de un infarto muscular es por una parte clínico, es decir, orientado según los síntomas y signos que presenta el paciente; y por otra parte se confirma mediante pruebas complementarias de imagen radiológica como la resonancia magnética nuclear.

La biopsia muscular no se recomienda en todos los casos por el mayor riesgo de que se formen hematomas, infecciones y que se retrase la curación.

Es necesario realizar un diagnóstico diferencial con otras enfermedades que se presenten en forma de masa en un músculo: cáncer, vasculitis, trombosis venosa, absceso de tejidos blandos, piomiositis y fascitis necrotizante.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!