Histiocitosis de células de Langerhans: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la histiocitosis de células de Langerhans dependen del lugar del cuerpo donde se presente:

  • Piel y uñas:
    • Escamas, bultos o úlceras en el cuero cabelludo.
    • Sarpullido marrón o púrpura en cualquier parte del cuerpo, que puede provocar picazón.
    • Úlceras detrás de las orejas, debajo de las mamas, en la ingle y manos.
  • Boca:
    • Encías inflamadas.
    • Llagas en el paladar, interior de las mejillas, lengua o labios.
    • Caída de dientes.
  • Huesos:
    • Dolor, inflamación o abultamiento sobre los huesos. Por ejemplo: cráneo, costillas, columna vertebral, fémur, húmero, huesos del codo, huesos del cráneo y de la cuenca del ojo (frontal) o junto a las orejas (temporal).
  • Ganglios linfáticos y timo:
    • Inflamación de los ganglios linfáticos.
    • Dificultad para respirar.
    • Síndrome de la vena cava superior, que implica presencia de tos, dificultad para respirar e hinchazón de la cara, cuello y brazos.
    • Diabetes insípida, que produce mucha sed y deseos de orinar con frecuencia.
    • Crecimiento lento.
    • Pubertad precoz o tardía.
    • Mucho sobrepeso.
  • Sistema endocrino con afectación de la hipófisis:
    • Hipotiroidismo: cansancio, falta de energía, sensibilidad al frío, estreñimiento, piel seca, caída del pelo, problemas de memoria, problemas de concentración y depresión.
    • Dificultad para respirar.
  • Sistema endocrino con afectación de la glándula tiroides:
  • Sistema nervioso central:
    • Pérdida del equilibrio, movimientos corporales no coordinados y dificultad para caminar.
    • Dificultad para hablar o para ver.
    • Dolores de cabeza.
    • Cambios de comportamiento o personalidad.
    • Problemas de memoria.
  • Hígado y bazo:
    • Hinchazón del abdomen y acumulación de líquido.
    • Dificultad para respirar.
    • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (ictericia).
    • Picazón.
    • Moretones o sangrado fáciles.
    • Sensación de mucho cansancio.
  • Pulmones:
    • Colapso de los pulmones: dolor o sensación de presión en el pecho, dificultad para respirar, sensación de cansancio y color azulado de la piel.
    • Dificultad para respirar.
    • Tos seca.
    • Dolor de pecho.
  • Médula ósea:
    • Moretones o sangrados
    • Fiebre.
    • Infecciones frecuentes.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR