Histiocitosis de células de Langerhans: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la histiocitosis de células de Langerhans dependen del lugar del cuerpo donde se presente:

  • Piel y uñas:
    • Escamas, bultos o úlceras en el cuero cabelludo.
    • Sarpullido marrón o púrpura en cualquier parte del cuerpo, que puede provocar picazón.
    • Úlceras detrás de las orejas, debajo de las mamas, en la ingle y manos.
  • Boca:
    • Encías inflamadas.
    • Llagas en el paladar, interior de las mejillas, lengua o labios.
    • Caída de dientes.
  • Huesos:
    • Dolor, inflamación o abultamiento sobre los huesos. Por ejemplo: cráneo, costillas, columna vertebral, fémur, húmero, huesos del codo, huesos del cráneo y de la cuenca del ojo (frontal) o junto a las orejas (temporal).
  • Ganglios linfáticos y timo:
    • Inflamación de los ganglios linfáticos.
    • Dificultad para respirar.
    • Síndrome de la vena cava superior, que implica presencia de tos, dificultad para respirar e hinchazón de la cara, cuello y brazos.
    • Diabetes insípida, que produce mucha sed y deseos de orinar con frecuencia.
    • Crecimiento lento.
    • Pubertad precoz o tardía.
    • Mucho sobrepeso.
  • Sistema endocrino con afectación de la hipófisis:
    • Hipotiroidismo: cansancio, falta de energía, sensibilidad al frío, estreñimiento, piel seca, caída del pelo, problemas de memoria, problemas de concentración y depresión.
    • Dificultad para respirar.
  • Sistema endocrino con afectación de la glándula tiroides:
  • Sistema nervioso central:
    • Pérdida del equilibrio, movimientos corporales no coordinados y dificultad para caminar.
    • Dificultad para hablar o para ver.
    • Dolores de cabeza.
    • Cambios de comportamiento o personalidad.
    • Problemas de memoria.
  • Hígado y bazo:
    • Hinchazón del abdomen y acumulación de líquido.
    • Dificultad para respirar.
    • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos (ictericia).
    • Picazón.
    • Moretones o sangrado fáciles.
    • Sensación de mucho cansancio.
  • Pulmones:
    • Colapso de los pulmones: dolor o sensación de presión en el pecho, dificultad para respirar, sensación de cansancio y color azulado de la piel.
    • Dificultad para respirar.
    • Tos seca.
    • Dolor de pecho.
  • Médula ósea:
    • Moretones o sangrados
    • Fiebre.
    • Infecciones frecuentes.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!