Hipo: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento del hipo se aconseja que se ajuste a la causa que lo produzca si es que la conocemos.

Hay una serie de medidas o remedios que parecen ayudar a frenar el hipo entre los que se pueden citar:

  • Tomar un vaso de agua fría.
  • Beber agua agachando el cuerpo hacia delante.
  • Aguantar la respiración y espirar después lentamente, repitiendo varias veces el proceso.
  • Tomar una cucharada de azúcar.
  • Respirar repetidamente dentro de una bolsa de papel.
  • Tomar una cucharadita de limón o un poco de vinagre.
  • Que te den un susto cuando te encuentres desprevenido (aunque esto puede no ser recomendable para algunas personas, y no se debe hacer con niños).
  • Medicamentos: solo se deben administrar en caso de hipo persistente y bajo prescripción médica. Dentro de los fármacos, el más recomendado es el baclofeno que actúa a nivel neurológico intentando inhibir el centro del hipo. Suele ser efectivo pero puede dar síntomas adversos por lo que hay que tener cuidado a la hora de elegir sobre qué pacientes pueden tomarlo y tener cuidado al retirarlo, sobre todo en ancianos, ya que puede dar alucinaciones. Otras opciones farmacológicas serían: clorpromazina, haloperidol, carbamazepina, amitriptilina o metoclopramida.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!