Hiperplasia benigna de próstata: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata (HBP) se debe decidir de forma individualizada, según la gravedad de los síntomas y la afectación de la persona.

Si se trata de una HBP asintomática o con síntomas leves, es probable que se decida mantener una actitud expectante con controles periódicos, además de recomendar una serie de medidas generales para el cuidado personal de la próstata y el sistema reproductor. Entre las opciones de tratamiento se encuentran los medicamentos y la cirugía.

Las medias generales que puede llevar a cabo el propio paciente son:

  • Orinar en el momento que se sientan las ganas.
  • Aprovechar la oportunidad de ir al baño aunque no se tenga ganas de orinar.
  • Evite el alcohol y la cafeína, especialmente después de cenar.
  • Evitar beber cantidades excesivas de líquidos de una sola vez.
  • Distribuir la ingesta de líquidos durante el día.
  • Evitar tomar líquidos unas dos horas antes de acostarse.
  • Evitar los medicamentos de venta libre para el resfriado o sinusitis que contengan descongestionantes o antihistamínicos, ya que estos fármacos pueden empeorar los síntomas de HPB.
  • Realizar actividad física de forma regular y evitar el frío corporal, ya que este y la inactividad también empeoran los síntomas.
  • Aprender y practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer la pelvis.
  • Reducir el estrés, ya que el nerviosismo induce la sensación de ganas de orinar más frecuentemente.

Los medicamentos que se pueden indicar como tratamiento farmacológico para la HBP son: los llamados alfa-1-bloqueantes, que relajan la musculatura lisa de la vejiga y la próstata y facilitan la micción; fármacos del grupo de los antiandrógenos, que reducen los niveles de hormonas producidas por la próstata y ayudan a reducir su tamaño.

La indicación de tratamiento quirúrgico se plantea cuando ocurren los siguientes síntomas:

  • Incontinencia urinaria
  • Sangre en la orina de forma recurrente
  • Retención urinaria
  • Infecciones urinarias de repetición
  • Disminución de la función renal
  • Cálculos renales
  • Síntomas molestos que no responden a los medicamentos

Las técnicas quirúrgicas que se pueden plantear para el tratamiento de la HBP son la resección transuretral por medio de un endoscopio que se introduce por la uretra y extirpa parte de la próstata que produce la compresión; o la prostatectomía, en la que se extirpa la próstata completamente por una incisión en la parte baja del abdomen. 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR