Hepatitis: Prevención

Prevención

Estas son algunas recomendaciones para prevenir el contagio de la hepatitis:

  • Utilizar protección en las relaciones sexuales.
  • Evitar compartir agujas o jeringuillas. Utilizar siempre material nuevo y esterilizado.
  • Mantener unos adecuados hábitos de higiene y salubridad.
  • Consumir agua potable y evitar aquella que no tenga un control sanitario adecuado.
  • Evitar intervenciones estéticas como piercings, tatuajes o cirugías menores en centros que no estén homologados.

Por otra parte, también existe una vacunación contra la hepatitis aunque únicamente para los tipos A y B. En los adultos, se recomienda aplicar una dosis inicial y otra recordatoria tras los doce primeros meses (solo en el tipo A). En la hepatitis B la vacunación se basa en una dosis inicial, otra tras el primer mes y una tercera a los seis meses. Sin embargo, existe una vacuna conjunta frente a las hepatitis A y B que se administra mediante tres dosis: una inicial, otra tras el primer mes y la última a los seis meses.

Las personas a las que se les recomienda vacunarse contra la hepatitis A son aquellas que puedan tener algún tipo de contacto con pacientes portadores del virus, enfermos de hemofilia, personal docente y médico, aquellos con varios compañeros sexuales o quienes quieran viajar a países en vías de desarrollo. Por otra parte, la vacuna contra la hepatitis B se aplica a los bebés recién nacidos, a los enfermos renales, a personas sometidas a diálisis, aquellos con hepatitis crónica, a los portadores del SIDA o a personas con varios compañeros sexuales, entre otros.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!