Golpe de calor: Prevención

Prevención

De cara a llevar a cabo la prevención de un golpe de calor las recomendaciones son:

  • Beber al menos 2 litros de agua al día aunque no se tenga sed.
  • Comer comida ligera y fresca, a ser posible alimentos vegetales crudos como ensaladas, frutas y verduras.
  • Evitar las comidas grasas porque proporcionan más calorías al organismo.
  • Evitar las comidas muy calientes.
  • No beber alcohol ni bebidas excitantes, porque aceleran el metabolismo y la temperatura corporal
  • Vestir con ropa ligera, clara y de algodón, que permita la transpiración. Las fibras acrílicas dificultan la transpiración y retienen más calor.
  • No desvestirse si se está expuesto al sol porque el tejido retiene humedad que previene la pérdida de líquidos por la piel.
  • Aclimatarse gradualmente al calor para que el cuerpo se acostumbre a los cambios de temperatura.
  • No exponerse al sol, sobretodo los primeros días de un cambio de clima con altas temperaturas.
  • Evitar salir a la calle en las horas de más calor sobretodo las personas ancianas o niños pequeños.
  • Evitar la actividad física intensa en las horas de pleno calor.
  • Descansar de vez en cuando si se realiza trabajo o ejercicio físico intenso. Para y ponerse a la sombra ante el más mínimo mareo o síntoma de fatiga.
  • No permanecer en vehículos estacionados o cerrados.
  • Mantener el interior de la vivienda fresco y bien ventilado.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!