Fractura por estrés: Diagnóstico

Diagnóstico

Una fractura por estrés puede ser difícil de diagnosticar y hará falta una prueba complementaria de imagen. En ocasiones, este tipo de fracturas son difíciles de ver en una radiografía, por lo que puede hacer falta una técnica más sensible, como una gammagrafía, en la cual se inyecta un marcador en la sangre del paciente que se asienta en las zonas donde el hueso se está reparando, dibujando una zona más oscura en la fractura por estrés. Otra opción sería utilizar una resonancia magnética que sirve para analizar con precisión las estructuras internas dañadas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR