Fractura por estrés

¿Qué es?

Una fractura por estrés es una pequeña rotura en un hueso que, normalmente, se produce por una fuerza repetitiva secundaria a un sobreuso.

La mayoría de estas fracturas ocurren en los huesos del pie, siendo el segundo y el tercer metatarso los lugares predilectos para este tipo de fractura pero, también, puede darse en el talón o en la parte exterior de la pantorrilla.

Causas

Las fracturas por estrés se producen por la ejecución repetitiva de una fuerza que desencadena un sobreuso de ese hueso, sobre el que se hace una fisura delgada que condiciona la rotura. El riesgo también de sufrir estas fracturas se produce cuando se comienza con una nueva actividad, como una rutina de ejercicios, lo que puede causar estrés en los huesos involucrados que necesitan adaptarse a las nuevas exigencias. Existen ciertas situaciones que predisponen a que se desarrollen fracturas por estrés: - Ejercicios mal ejecutados. - Cambios en la superficie sobre la que se entrena. - Repetir actividades y deportes de alto impacto. - Usar un calzado inadecuado. - Sufrir osteoporosis o tener bajos niveles de vitamina D.

Fractura por estrés: Síntomas

Una fractura por estrés suele tener como principal síntoma el dolor que suele localizarse en la zona de la rotura. El dolor suele estar fijo, pero también puede aparecer con la actividad y ceder con el reposo. Además, puede producirse un hinchazón en la zona.

Fractura por estrés: Diagnóstico

Una fractura por estrés puede ser difícil de diagnosticar y hará falta una prueba complementaria de imagen. En ocasiones, este tipo de fracturas son difíciles de ver en una radiografía, por lo que puede hacer falta una técnica más sensible, como una gammagrafía, en la cual se inyecta un marcador en la sangre del paciente que se asienta en las zonas donde el hueso se está reparando, dibujando una zona más oscura en la fractura por estrés. Otra opción sería utilizar una resonancia magnética que sirve para analizar con precisión las estructuras internas dañadas.

Fractura por estrés: Tratamiento

El tratamiento de una fractura por estrés comienza con el reposo, puesto que hay que dejar de hacer la actividad que ha causado dicha fisura. Ponernos frío en la zona aliviará el dolor, además del uso de un calzado protector. Según la localización y tamaño de la fractura hará falta poner escayola o una bota para fracturas. Se aconseja también usar muletas para descargar el estrés de la pierna. El tiempo aproximado de curación de estas fracturas por estrés oscila en torno a las 6-8 semanas. En ocasiones, nada de lo anterior será posible y el tratamiento definitivo se hará en quirófano para hacer una corrección interna.

Fractura por estrés: Prevención

Las fracturas por estrés pueden prevenirse si hacemos caso a las señales que manda nuestro cuerpo. El dolor es un aviso, así que en caso de tener, lo mejor es parar de hacer ese ejercicio. Usar un calzado adecuado también será beneficioso. Una alimentación rica en calcio y vitamina D nos hará tener los huesos más fuertes.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR