Fractura del hioides

¿Qué es?

La fractura de hioides es, como su nombre indica, la ruptura del hueso hioides. Es una fractura muy poco frecuente, supone solamente el 0.002% del total de fracturas, es decir, 2 de cada 1000 fracturas.

El hioides es un hueso en forma de ‘U’ que está situado en la parte anterior del cuello, entre el cartílago del tiroides y la mandíbula. Se encuentra suspendido en la musculatura que conecta a la mandíbula, estiloides del hueso temporal, cartílago tiroides, manubrio del esternón y escápula. Su función consiste en unir los músculos de estas partes por medio de inserciones, de forma que se pueden dividir en músculos suprahioideos e infrahioideos

Causas

La fractura del hueso hioides puede suceder tanto de forma aislada como también asociada a una fractura de la mandíbula u otros elementos del cuello y la laringe. Puede ocurrir en caso de accidentes de tráfico. Por ejemplo: por el impacto del cuello contra el volante; También por agresiones que impliquen estrangulamiento o ahorcamiento, heridas de arma blanca, etc. En algunas ocasiones, se puede fracturar por un mecanismo de extensión excesiva del cuello o por un episodio de vómito intenso o al tragar de una forma extremadamente brusca o forzada. Otras maniobras que pueden producir fracturas del hioides son la intubación orotraqueal  y reanimación cardiopulmonar.

Fractura del hioides: Síntomas

La fractura del hueso hioides puede presentar un cuadro clínico leve o incluso a veces pasar desapercibida. En los casos más graves puede haber una implicación de la vía respiratoria y precisar atención médica urgente. La persona puede percibir desde disfagia o dificultad para tragar hasta una obstrucción de la vía respiratoria superior. Se puede visualizar un hematoma en la base de la lengua e inflamación de la parte anterior del cuello por debajo de la barbilla. Si la inflamación y el hematoma son muy intensos se puede llegar a obstruir la vía aérea en la faringe y causar dificultad para respirar o ahogo.

Fractura del hioides: Diagnóstico

El diagnóstico de la fractura del hioides debe sospecharse por la historia clínica que sugiera el mecanismo de acción de la lesión y también por la exploración física que muestre síntomas y signos relacionados. Para confirmar la fractura del hioides son necesarias radiografías, tomogafía axial computarizada (TAC) o fibroscopia, que visualiza el interior de la vía respiratoria en la garganta.

Fractura del hioides: Tratamiento

El tratamiento de la fractura del hioides dependerá de la gravedad de las lesiones. En los casos leves se puede optar por una actitud conservadora y observación de la evolución. En otros casos es necesaria la reparación por intervención quirúrgica. Cuando ocurre afectación grave de la respiración, puede ser necesaria una traqueostomía y/o la intubación para soporte de la respiración. También es importante tratar el edema (inflamación) que se produzca en las partes blandas del cuello y alrededor de la vía aérea, para evitar que esta inflamación obstruya las vías respiratorias.

Fractura del hioides: Prevención

La prevención de la fractura del hioides no siempre es posible. Se deben extremar las medidas de precaución ante los accidentes automovilísticos o actividades deportivas o laborales de riesgo. El uso del ‘airbag’ en los automóviles es también una medida de prevención para evitar que los impactos contra el volante del conductor puedan producir fracturas del hioides u otras partes del cuello y la garganta.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR