Fractura de huesos largos

¿Qué es?

Los huesos largos son huesos duros y densos que brindan resistencia, estructura y movilidad. Los huesos largos tienen una diáfisis y dos extremos (epífisis). Algunos huesos en los dedos de las manos se clasifican como huesos largos, aunque sean cortos.

Ejemplos de huesos largos:

  • Fémur
  • Húmero
  • Tibia
  • Peroné

Según el tipo de fractura se pueden distinguir:

  • Fractura abierta/cerrada: en función de si el hueso está expuesto.
  • Fractura conminuta: varios fragmentos óseos.
  • Fractura desplazada o no: en función de si están los huesos en su sitio o desviados.

Las fracturas de huesos largos pueden suceder a cualquier edad, pero son más frecuentes en personas mayores de 65 años y también en mujeres, porque tienen una menor masa ósea.

En las fracturas que se relacionan con en el desgaste excesivo del hueso (osteoporosis grave), a veces ocurre antes la rotura que la caída, es decir, el hueso se rompe solo y entonces la persona se cae porque el hueso roto no sujeta bien el peso. Aunque en el momento es complicado saber qué ha sucedido antes o después, algunas personas notan un crujido en la cadera, señal de que se ha roto el hueso.

También existen las fracturas patológicas que son secundarias a metástasis óseas.  

Causas

Las posibles causas de la fractura de huesos largos son:
  • Traumatismo: caída, accidente, fuerte impacto…
  • Osteoporosis: el hueso tiene menos resistencia porque pierde masa ósea.
  • Otras enfermedades que debiliten al hueso: cáncer y otros tumores óseos, infección en el hueso, osteomalacia, osteogénesis imperfecta, enfermedad de Paget

Fractura de huesos largos: Síntomas

Los síntomas de la fractura de hueso largo son:
  • Dolor intenso.
  • Incapacidad para caminar o sostener el peso del cuerpo si la fractura es de extremidad inferior.
  • Hinchazón o hematomas en la zona afectada.

Fractura de huesos largos: Diagnóstico

La fractura  se puede sospechar por los síntomas y por el antecedente de caída o traumatismo. El diagnóstico se confirma por la radiografía de cadera.

Fractura de huesos largos: Tratamiento

La mayoría de fracturas requieren, como tratamiento, cirugía para fijar el hueso roto y estabilizar la fractura. Según cada caso, es habitual que el traumatólogo que opere la fractura aplique algún tipo de placa metálica, tornillos o clavos especiales para los huesos. En algún caso el tratamiento es conservador inmovilizando la extremidad. También será necesaria la rehabilitación con ejercicios de fisioterapia que indique el médico o fisioterapeuta.

Fractura de huesos largos: Prevención

En general la prevención de las fracturas se basa en evitar los golpes y caídas por un lado, y en mantener la fortaleza de los huesos en sus mejores condiciones:
  • Realizar actividad física moderada de forma regular, por ejemplo caminar como mínimo media hora tres veces por semana.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Tomar alimentos ricos en calcio y vitamina D. El médico valorará en cada caso si es necesario o no tomar además suplementos de calcio y vitamina D.
  • Tomar el sol con moderación al menos 10 minutos al día, en las horas de menos riesgo de quemaduras.
  • Aumentar la seguridad en el hogar, eliminando posibles obstáculos y objetos que puedan provocar una caída: alfombras, cables, suelo deslizante, zonas oscuras…
  • Extremar las medidas de precaución en actividades deportivas o de riesgo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR