Fiebre reumática: Diagnóstico

Diagnóstico

En el diagnóstico de la fiebre reumática es necesario realizar una completa historia clínica y exploración física. El antecedente de infección por faringitis estreptocócica o por escarlatina es muy importante para la sospecha diagnóstica. En la exploración física son imprescindibles la auscultación de los sonidos cardíacos y la valoración de la piel y articulaciones.

Además, las pruebas complementarias pueden incluir un análisis de sangre con el que se puede verificar la presencia de infecciones repetitivas por estreptococos. Por ejemplo, con el examen de antiestreptolisina o también otros marcadores de inflamación como la tasa de sedimentación de eritrocitos, electrocardiograma, radiografía de tórax…

Para facilitar el diagnóstico de la fiebre reumática se han estandarizado una serie de criterios clínicos, que se dividen en criterios mayores y menores. Cuando la persona cumple con 2 criterios mayores, o con 1 criterio mayor y 2 menores, es muy probable que padezca fiebre reumática, sobretodo si tiene signos de una infección estreptocócica previa.

Algunos de los criterios para el diagnóstico de fiebre son:

  • Criterios mayores:
      • Artritis en algunas articulaciones grandes
      • Inflamación del corazón
      • Nódulos debajo de la piel
      • Movimientos rápidos y espasmódicos (corea de Sydenham)
      • Erupción cutánea
  • Criterios menores:
      • Fiebre
      • Resultado del análisis de sangre con una tasa elevada de sedimentación de eritrocitos
      • Dolor articular (artralgia)
      • Alteraciones en el electrocardiograma
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR