Faringoamigdalitis aguda

¿Qué es?

La faringoamigdalitis aguda es la inflamación de la parte posterior de la garganta o faringe y de las amígdalas.

Cuando la inflamación se localiza únicamente en la faringe, se puede llamar faringitis. Igual que cuado la inflamación está presente solo en las amígdalas se llama amigdalitis. Pero en numerosas ocasiones ambas afecciones suceden de forma simultánea por una misma causa.

La mayoria de los casos ocurren durante la temporada de invierno y es fácil su contagio entre las personas que conviven en una misma familia o entre los contactos muy cercanos.

Causas

La causa de una faringoamigdalitis aguda es un proceso infeccioso. Puede ser una infección vírica, por ejemplo un resfriado, la gripe, infección por el virus Coxsackie como la enfermedad boca-mano-pie, o por el virus Epstein-Barr como la mononucleosis, infección por el virus del Herpes simple o por el Citomegalovirus, etc. También puede ser una infección bacteriana con más frecuencia por los estreptococos del grupo A, como el Streptococcus pyogenes que es una de las infecciones bacterianas más frecuentes, aunque puede haber otras bacterias implicadas como Mycoplasma peumoniae, otros estretococos de distintas cepas, y otras menos habituales como Neisseria gonorrhoeae o gonococo, etc.

Faringoamigdalitis aguda: Síntomas

Los síntomas de una faringoamigdalitis aguda son:
  • Dolor de garganta, como síntoma principal.
  • Fiebre
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello
  • Presencia o no de pus (exudado purulento) en la garganta
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares y articulares
  • Erupción cutánea

Faringoamigdalitis aguda: Diagnóstico

El diagnóstico de una faringoamigdalitis aguda es fundamentalmente clínico, es decir, se realiza mediante la historia clínica y la exploración física que incluye la observación de la garganta con una linterna y un depresor lingual, y la exploración de los ganglios del cuello. Los criterios clínicos de Centor, permiten valorar la probabilidad de que la infección sea de causa bacteriana estreptocócica, según una serie de síntomas que se presentan o no.
Criterios centor para valorar la Faringoamigdalitis aguda
Existen tests rápidos que se pueden realizar en la consulta médica y que permiten definir si una faringoamigdalits aguda es de causa bacteriana y estreptocócica. Con un bastoncillo de algodón largo se toma una pequeña muestra del exudado de la faringe (frotis faríngeo) es decir, del líquido que se encuentra recubriendo la faringe o las amígdalas. Es muestra se aplica sobre un reactivo que cambia de color ante la presencia de partículas (antígenos) de la propia bacteria. También se puede realizar un cultivo de ese frotis faríngeo, un análisis de sangre…

Faringoamigdalitis aguda: Tratamiento

El tratamiento de la faringoamigdalitis aguda depende de cuál es la causa que produce la infección. Si se trata de un virus, el tratamiento es sintomático, es decir, tiene el objetivo de aliviar los síntomas, pero la infección vírica se cura sola gracias a la propia inmunidad de la persona. Si se trata de una bacteria, el tratamiento es antibiótico. El antibiótico se elige en función del tipo de bacteria que resulte positiva en los estudios de laboratorio, o si esto no es posible, se prescribe un antibiótico de amplio espectro que sea efectivo contra los principales tipos de bacterias. También son recomendables diversas medidas generales como:
  • Beber agua abundante y líquidos suaves, por ejemplo un té de limón con miel.
  • Realizar gárgaras con agua tibia y sal (1/2 cucharadita de sal en una taza de agua)
  • Chupar pastillas que suavicen la garganta como tratamiento sintomática. No están indicadas en niños por el riesgo de atragantamiento.
  • Humidificar el aire del ambiente para evitar la sequedad en la garganta.

Faringoamigdalitis aguda: Prevención

La prevención de la faringoamigdalitis aguda se basa en evitar los contagios mediante las normas habituales de higiene: lavarse las manos, toser cubriéndose la boca con un pañuelo o con la parte interna del codo (no con las manos), no compartir objetos que vayan a la boca, etcétera. La vacuna de la gripe permite prevenir la faringoamigdalitis vírica que va asociada a la propia gripe.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR