Exantema fijo medicamentoso: Síntomas

Síntomas

El síntoma propio del exantema fijo medicamentoso (EFM) es la aparición de las lesiones en la piel. La lesión más típica es una mancha (mácula) solitaria, de forma redondeada u ovalada, con los márgenes bien definidos y un tamaño que puede ser entre pocos milímetros y unos 10 o 20 centímetros. Esta lesión está edematosa, es decir, hinchada y su color es entre rojo y violáceo. Es característico que aparezca a los pocos minutos o pocas horas después de la exposición al medicamento, sobre todo, después de tomarlo por vía oral.

El lugar de aparición de las lesiones cutáneas es aleatorio e impredecible, pueden salir varias a la vez y en bastantes ocasiones de forma simétrica.

Tiempo después la lesión evoluciona formando placas inflamadas o vesículas y ampollas con líquido seroso o sanguinolento en el centro de la mancha, que si se rompen producen dolor, sobre todo, en la boca o genitales.

Cuando se retira el medicamento, las lesiones de la piel se hacen costras, descaman y desaparecen en unas dos semanas. Queda como secuela una pigmentación más oscura, de color marrón o violeta.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR