Exantema fijo medicamentoso: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del exantema fijo medicamentoso (EFM) es fundamentalmente clínico, es decir, se basa en la historia clínica con el antecedente de ingesta o administración de un determinado fármaco o medicamento; y también de la exploración física con la descripción de la lesión o lesiones en la piel. Muchas veces resulta muy difícil encontrar exactamente la sustancia que ha producido esta enfermedad.

Las pruebas complementarias que se pueden requerir son: biopsia cutánea, exposición a la sustancia sospechosa con parches cutáneos o pruebas e contacto, análisis de sangre… Pero ninguna es exacta para definir el diagnóstico por sí misma, es decir, es fundamental conocer la relación entre la aparición del trastorno y el medicamento utilizado.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!