Espondilitis anquilosante: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento curativo de la espondilitis anquilosante no es posible, pero los distintos tratamientos se enfocan a aliviar los síntomas y evitar el empeoramiento rápido de la enfermedad. Para ello, se combinan medicamentos, ejercicios de rehabilitación y medidas de autoayuda, como la alimentación rica en ácidos grasos omega-3 y evitar el sobrepeso. En algunos casos de más gravedad puede requerirse cirugía para reparar las lesiones en las articulaciones.

Los diferentes fármacos utilizados en el tratamiento de la espondilitis anquilosante incluyen: antiinflamatorios no esteroideos (AINE), corticoides, fármacos antirreumáticos y agentes biológicos .

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!