Espondilitis anquilosante: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la espondilitis anquilosante corresponden a la inflamación de las articulaciones de las vértebras y de las articulaciones sacroilíacas (en la unión de la columna  con la pelvis). Esto produce dolor en la espalda, en ocasiones, de forma intermitente o en otras el dolor es severo y constante. Se ve reducida la flexibilidad de las articulaciones y en lo casos graves llegar a soldarse de forma anómala dos o más vértebras, endurecerse o reducirse la capacidad pulmonar. También pueden verse afectadas otras articulaciones como los hombros, las costillas, las caderas, las rodillas o los pies. Además, se afectan los lugares de unión de los tendones y los ligamentos con los huesos. Algunas veces la espondilitis anquilosante también causa síntomas sobre los ojos, los intestinos y de forma muy rara también al corazón y los pulmones.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!