Espondilitis anquilosante: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la espondilitis anquilosante se realiza según los antecedentes, la historia clínica y la exploración física. Además, entre las pruebas complementarias serán necesarias radiografías de las articulaciones afectadas, una resonancia magnética y también análisis de sangre que incluya el estudio genético para detectar los genes implicados.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!