Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) debe iniciarse de la forma más temprana posible para lograr un mejor pronóstico.

El tratamiento engloba diversas actuaciones:

  • Cambios en el estilo de vida: dejar de fumar es definitivamente la medida que más puede influenciar en la evolución y pronóstico de la EPOC:
  • Medicamentos: tienen por objetivo aliviar los síntomas y ayudar a respirar con menor dificultad. Hay diferentes grupos de fármacos que son de utilidad: broncodilatadores, permiten relajar la musculatura lisa que rodea las vías respiratorias y facilitar el paso el aire; corticoides, son antiinflamatorios potentes para evitar la inflamación de las vías respiratorias; antibióticos, cuando es preciso tratar infecciones.
  • Oxigenoterapia: en algún momento de la evolución de la EPOC la persona puede necesitar oxígeno de manera regular para respirar. Se puede administrar mediante mascarilla o gafas nasales. Existen bombas de oxígeno que se pueden transportar con un carrito o mochila para realizar simultáneamente las actividades cotidianas o incluso salir a la calle.
  • Vacunas: la persona que padece EPOC tiene más riesgo de contraer infecciones respiratorias y además le puede ocasionar más complicaciones. Por eso está indicada la vacunación frente a la neumonía neumocócica y la gripe.
  • Rehabilitación pulmonar: se trata de una combinación de terapias físicas para ayudar en el control de la enfermedad. Incluye tanto ejercicios como alimentación.
  • Cirugía: Se reserva para los casos más graves y como tratamiento de último recurso, por ejemplo si es preciso una cirugía para reducción de pulmón o si la persona requiere un transplante de pulmón.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!