Enfermedad inflamatoria pélvica: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria pélvica requiere una exploración ginecológica completa en la que el médico pueda confirmar si existe alguno de estos signos:

  • Sangrado del cuello uterino
  • Flujo anormal en el cuello uterino
  • Dolor a la palpación del cuello uterino
  • Sensibilidad a la palpación del útero, las trompas de Falopio o los ovarios

Las pruebas de laboratorio que ayudan al diagnóstico son:

  • Análisis de sangre con leucocitosis (aumento de glóbulos blancos), elevación de los reactantes de fase aguda como la proteína C reactiva (PCR) o la velocidad de sedimentación globular (VSG)…
  • Cultivo de muestras de las secreciones encontradas en la vagina o el cuello uterino.
  • En el caso de la clamidiasis el cultivo no se suele realizar porque necesita unas condiciones muy especiales, en cambio sí se detecta por otras pruebas de laboratorio para comprobar la presencia de la bacteria: ELISA (ensayo de inmuno-absorción ligado a enzimas, que usa anticuerpos específicos y enzimas para detectar sustancias proteicas de la bacteria) o PCR (reacción en cadena de la polimerasa, que detecta el material genético de la bacteria).

Otras pruebas diagnósticas son:

  • Ecografía pélvica
  • Tomografía axial computarizada (TAC) de la pelvis.
  • Prueba de embarazo.

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR