Enfermedad de Pott: Prevención

Prevención

La mejor forma de prevenir la enfermedad de Pott será intentar prevenir el contagio de la tuberculosis. Para ello hay que intentar ventilar los ambientes con mucha gente que pueden estar cargados de gérmenes; la luz solar también es útil para eliminar este tipo de bacterias. La vacunación en personas con factores de riesgo o plantear un tratamiento preventivo en el caso de haber estado en contacto con una persona con tuberculosis suelen ser útiles para prevenir una complicación como la enfermedad de Pott.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!