Enfermedad de Ménière: Diagnóstico

Diagnóstico

La enfermedad de Ménière puede ser difícil de diagnosticar, dado que a veces otras afecciones provocan síntomas similares.

Se puede establecer el diagnóstico de enfermedad de Ménière definitiva cuando se han dado dos o más episodios de vértigo asociados a hipoacusia, acúfeno y sensación de ocupación del oído afecto, habiendo descartado cualquier otra posible causa.

A veces, para llegar al diagnóstico puede necesitarse mucho tiempo, meses o años, para completar todos los síntomas. Estos se presentan en un oído y, con el paso del tiempo, pueden aparecer en el otro, ya que la enfermedad puede afectar a ambos con diferente intensidad.

Se deben descartar otras patologías que puedan ser causa de los síntomas. La analítica de sangre es importante para el despistaje de diabetes, anemia severa, dislipemia, hipotiroidismo, neurosífilis y varias enfermedades autoinmunes que pueden estar relacionadas con la enfermedad de Ménière.

Mediante una serie de pruebas, que se realizan cuando el paciente no tiene los síntomas, se comprueban la pérdida de audición y el desequilibrio:

  • La audiometría sirve para valorar la pérdida de audición y mide la cantidad de sonidos que se pueden oír a través del aire y a través del hueso. Para su realización, se coloca al individuo dentro de una cabina a prueba de ruidos, se le colocan unos cascos y se le envían sonidos a diferentes intensidades y frecuencias.
  • Se pueden medir los movimientos del ojo (nistagmografía), que podemos provocar de diferentes maneras.
  • Se constata el desequilibrio del cuerpo, con pruebas sencillas de conservación del equilibrio, en diferentes circunstancias.
  • Las pruebas calóricas se efectúan poniendo en el interior del conducto del oído calor o frío, introducido como agua o aire, caliente o frío. Las pruebas calóricas provocan un vértigo en el individuo que nos permite conocer la sensación que le produce, la duración, el movimiento de los ojos y otros síntomas, como las náuseas. En la enfermedad de Ménière, el paciente, durante la realización de las pruebas calóricas, tiene la misma sensación de vértigo que tiene durante un brote de la enfermedad, pero de muchísima menor intensidad.
  • También se realiza un TAC (tomografía axial computarizada) o Resonancia magnética nuclear (RMN) para descartar lesiones del sistema nervioso como tumores, patología vascular o enfermedades degenerativas y otras enfermedades que producen los mismos síntomas que la enfermedad de Ménière.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR