Enfermedad de Addison

¿Qué es?

La enfermedad de Addison es un trastorno en el que las glándulas suprarrenales no son capaces de realizar adecuadamente su función de producción de hormonas suprarrenales.

Las glándulas suprarrenales son pequeños órganos situados encima de cada uno de los riñones, cuya función es la producción y secreción de hormonas. En la corteza suprarrenal se producen tres tipos de hormonas:

  • Hormonas glucocorticoides: como el cortisol, que mantienen el control del azúcar (glucosa), disminuyen la respuesta inmunitaria y ayudan al cuerpo a responder ante las situaciones de estrés.
  • Hormonas mineralocorticoides: como la aldosterona, que regulan el equilibrio de las sales  sodio y potasio.
  • Hormonas sexuales: como los andrógenos masculinos y estrógenos femeninos, que influyen en el desarrollo y el deseo sexual.

Enfermedad de Addison: Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Addison pueden incluir:
  • Diarrea crónica, náuseas y vómitos.
  • Oscurecimiento en algunas zonas de la piel.
  • Deshidratación.
  • Mareo, sobre todo, al estar parado.
  • Palidez.
  • Debilidad extrema, fatiga y realizar los movimientos de forma lenta y pesada.
  • Lesiones en la boca, en la parte interna de la mejilla (mucosa bucal).
  • Deseo de consumo de sal.
  • Pérdida de peso y disminución del apetito.

Enfermedad de Addison: Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Addison se plantea a partir de la historia clínica y la exploración física con las manifestaciones que el paciente refiere y son observadas. Además, el médico solicita pruebas complementarias para definir y confirmar la enfermedad. Por ejemplo: análisis de sangre, radiografía y tomografía axial computarizada de abdomen. En el análisis de sangre se ponen de manifiesto algunas alteraciones relacionadas con la enfermedad de Addison:
  • Aumento de los niveles de potasio en sangre.
  • Niveles de cortisol, de sodio y pH bajos en sangre.
  • Presión arterial baja, especialmente cuando ocurren cambios posturales (al levantarse después de estar sentado o tumbado).
  • Niveles normales de las hormonas sexuales.
  • Aumento de los glóbulos blancos de tipo eosinófilos.
En ocasiones, los síntomas se pueden manifestar de forma aguda y brusca en lo que se denomina una crisis addisoniana o crisis suprarrenal.

Enfermedad de Addison: Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Addison se basa en reponer las hormonas corticosteroides que están descendidos o ausentes y que permiten controlar los síntomas. En general, la medicación debe ser de por vida. En situaciones que supongan un mayor estrés metabólico, por ejemplo, infecciones, lesiones, cirugía o estrés nervioso, se puede necesitar un aumento de la dosis de los corticosteroides porque las necesidades del organismo son mayores. Durante una crisis addisoniana el tratamiento debe ser inmediato con inyección de hidrocortisona. A algunas personas con la enfermedad de Addison se les enseña a aplicarse  ellas mismas una inyección de hidrocortisona de emergencia en situaciones de estrés.

Enfermedad de Addison: Prevención

La prevención de la enfermedad de Addison no es del todo posible, pero sí se puede intentar tener controlados los otros trastornos o enfermedades autoinmunitarias que se relacionan con su aparición. Además, siempre que se puedan prever las situaciones que suponen un aumento de estrés, como infecciones, cirugías, lesiones, etc, se puede intervenir de forma precoz con el tratamiento hormonal corticoideo oportuno para evitar que se desencadene una crisis addisoniana.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR