Encefalitis japonesa

¿Qué es?

La encefalitis japonesa es una enfermedad infecciosa que afecta al sistema nervioso central y está producida por un virus que se transmite a través de la picadura de un mosquito.

Es la causa principal de encefalitis viral en muchos países de Asia y es una enfermedad endémica en 24 países del Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental, sobre todo, en zonas rurales y periurbanas donde las personas viven en contacto cercano a animales infectados por el virus.

El primer caso de encefalitis japonesa se registró en el año 1871 en Japón.

La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año se producen en todo el mundo unos 68.000 casos clínicos de encefalitis japonesa, de los cuales aproximadamente 1 de cada 3 finalizan con la muerte. Los cálculos de incidencia anual de la enfermedad son entre 1 y 10 casos por cada 100.000 habitantes.

La encefalitis japonesa puede afectar a personas de cualquier edad, pero es más frecuente en los niños. En los países donde es una enfermedad endémica la mayoría de los adultos están naturalmente inmunizados por haber superado la infección en la infancia.

Causas

La causa de la encefalitis japonesa es un virus de la familia de los FlavivirusEsta familia de virus está relacionada con los virus del dengue, la fiebre amarilla y el virus del Nilo Occidental porque se propaga a través de las picaduras de mosquitos infectados. Los mosquitos que transmiten el virus de la encefalitis japonesa son del género Culex spp, sobre todo, la especie Culex tritaeniorhynchus. El ciclo vital del virus de la encefalitis japonesa se desarrolla entre mosquitos, cerdos y aves de los lagos y humedales. Las personas infectadas no transmiten la enfermedad. En la mayor parte de las zonas templadas de Asia, el virus de la encefalitis japonesa se transmite en verano y llegan a producirse grandes epidemias. Pero en las regiones tropicales y subtropicales la transmisión del virus puede ocurrir durante todo el año y es más intenso durante la estación de lluvias. En las zonas de arrozales es más frecuente durante los períodos previos a la cosecha del arroz.

Encefalitis japonesa: Síntomas

Los síntomas de la encefalitis japonesa en la mayoría de los casos son leves. Puede cursar solamente con fiebre y dolor de cabeza (cefalea) o incluso pasar desapercibidos (asintomática). Pero aproximadamente 1 de cada 250 infecciones de encefalitis japonesa se puede desarrollar de forma grave con la aparición de los siguientes síntomas: - Fiebre elevada - Cefalea - Rigidez de nuca - Desorientación - Coma - Convulsiones - Parálisis espástica - Muerte hasta en el 30% de los casos Cuando la encefalitis japonesa se manifiesta con esta forma grave de enfermedad, pueden quedar secuelas de problemas mentales, alteraciones de comportamiento o neurológicos como parálisis, convulsiones recurrentes o pérdida del habla, hasta en 2 o 3 de cada 100 personas.

Encefalitis japonesa: Diagnóstico

El diagnóstico de la encefalitis japonesa se puede sospechar cuando una persona que vive en las zonas endémicas o ha viajado recientemente allí presenta síntomas clínicos de encefalitis. Para confirmar la infección y además descartar otras causas de encefalitis se realiza un análisis de sangre que consiste en una prueba serológica (serología) o si es posible un análisis del líquido cefalorraquídeo que también se remite al laboratorio para la prueba serológica.

Encefalitis japonesa: Tratamiento

En el tratamiento de la encefalitis japonesa no existe ningún fármaco antivírico que pueda combatir esta infección vírica. El tratamiento es sintomático, es decir, se basa principalmente en los medios de soporte que permitan aliviar los síntomas y estabilizar al paciente mientras su propia inmunidad resuelve la infección.

Encefalitis japonesa: Prevención

La prevención de la encefalitis japonesa se basa en la vacunación. Existen vacunas seguras y eficaces para prevenir esta enfermedad y la Organización Mundial de la Salud recomienda vacunar a las personas que viven en zonas endémicas o que vaya a realizar un viaje a estas regiones. También se deben tomar medidas personales de prevención como uso de repelentes antimosquitos, ropas de manga larga, espirales fumigantes y vaporizadores que mantengan alejados a los mosquitos de las zonas residenciales.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR