Encefalitis de Hashimoto: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la encefalitis de Hashimoto se basa en criterios clínicos como:

  • Trastorno cognitivo o de las funciones mentales.
  • Síntomas y signos neurológicos, tanto focales como difusos, y de inicio agudo o subagudo
  • Exclusión de otras enfermedades infecciosas en el líquido cefalorraquídeo mediante una punción lumbar.
  • Presencia de niveles elevados de anticuerpos contra la glándula tiroides (anti-tiroideos).
  • Buena respuesta al tratamiento con fármacos corticoides.

La característica principal para diferenciar el diagnóstico es el análisis de sangre con la detección de los anticuerpos contra el tejido de la glándula tiroides, es decir, los anticuerpos antitiroideos. Técnicamente estos anticuerpos se conocen como: anti-tiroperoxidasa, anti-tiroglobulina, y especialmente los anticuerpos antimicrosómicos que están presentes en el 100% de los casos.

También están presentes otras alteraciones en los análisis como la elevación de las enzimas hepáticas o de la velocidad de sedimentación globular.

Para apoyar y confirmar el diagnóstico las pruebas complementarias son:

  • Electroencefalograma: con un enlentecimiento difuso de la actividad cerebral.
  • Examen de líquido cefalorraquídeo:  suele describir un proceso inflamatorio con un leve aumento del contenido de proteínas y presencia a normal de linfocitos.
  • Los resultados de las pruebas de nuroimagen como la tomografía axial computarizada o la resonanca magnética nuclear pueden ser negativos en la mayoría de los pacientes.
  • La angiografía cerebral también es normal.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR