Disfunción eréctil: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento de la disfunción eréctil depende de su causa. Por lo tanto, el tratamiento debe de ser personal e individualizado con el objetivo, en primer lugar, de eliminar o reducir la causa que lo provoca.

Existen, también, fármacos por vía oral que pueden ayudar a mantener una erección, como el sildenafilo. También, existen derivados sintéticos de las prostaglandinas que se pueden inyectar en el pene o aplicar mediante un supositorio diminuto en la uretra. En cualquier caso, la medicación debe siempre ser prescrita y controlada por un médico ya que cualquier fármaco no está indicado en todas las personas y situaciones.

Por otro lado, se deben de tratar los aspectos psicológicos que influyen en la disfunción eréctil mediante técnicas de desarrollo gradual de la intimidad y la estimulación, en las que puede colaborar la pareja sexual, etc.

En determinados casos se puede valorar la indicación de cirugía con tres objetivos:

1. Implantar un dispositivo o prótesis para que el pene se ponga erecto.

2. Reconstruir arterias dañadas para hacer llegar el flujo de sangre a los tejidos eréctiles del pene.

3. Modificar el retorno venoso para que la sangre se mantenga en el pene en erección.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!