Disección aórtica: Causas

Causas

La disección aórtica ocurre por una ruptura o daño en la pared interior de la aorta. Esta ruptura crea dos canales: uno por el que la sangre continúa circulando y otro donde la sangre se introduce en la pared, no circula y al estar remansada tiene riesgo de producir un coágulo.

Si ese segundo canal producido por la ruptura de la pared se hace más grande, puede presionar a las ramificaciones de la propia aorta e impedir el adecuado flujo de sangre a través suyo.

También puede suceder que la disección aórtica produzca un ensanchamiento o abombamiento anormal de las paredes de la aorta, llamado aneurisma.

Los factores de riesgo de que ocurra una disección aórtica son:

  • Envejecimiento
  • Ateroesclerosis
  • Hipertensión arterial
  • Traumatismos por golpes contundentes al pecho, como un accidente de automóvil

Otros factores de riesgo menos habituales son:

  • Válvula aórtica bicúspide
  • Coartación (estrechamiento) de la aorta
  • Cirugía o procedimientos cardíacos
  • Trastornos del tejido conectivo (como el Síndrome de Marfan y el síndrome de Ehlers-Danlos) y otros trastornos genéticos infrecuentes
  • Inflamación vascular debido a afecciones como arteritis y sífilis
  • Embarazo
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR