Derrame cerebral: Diagnóstico

Diagnóstico

Resulta básico diagnosticar el derrame cerebral en el momento que está ocurriendo, ya que el tratamiento del ataque cerebral depende del tipo y, en algunos casos, de la ubicación de la lesión en el cerebro. Para diagnosticar un ataque cerebral, se deben descartar otras condiciones con síntomas similares a los del ataque cerebral y a los del ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés). Algunos de estos síntomas incluyen convulsiones, desmayos, migrañas, problemas cardiacos u otras afecciones médicas en general.

Entre las pruebas que se realizan se incluyen:

  • Tomografía computarizada (TC) o tomografía axial computarizada (TAC). Utiliza la radiación para crear una imagen (como una radiografía) del cerebro. Por lo general, es una de las primeras pruebas que se le realiza a un paciente con síntomas de ataque cerebral.
  • Imagen por resonancia magnética (IRM). Esta prueba utiliza un gran campo magnético para producir una imagen del cerebro. Como la TC, muestra la ubicación y la extensión del daño cerebral. La imagen producida por IRM es más nítida y detallada que la que se obtiene en una TC, por lo que generalmente se utiliza para diagnosticar lesiones pequeñas y profundas.
  • Angiografía por tomografía computarizada (ATC). En una ATC, se inyecta en la vena un material de contraste especial y se toman imágenes de los vasos sanguíneos para buscar anormalidades como un aneurisma.
  • Angiografía coronaria por resonancia magnética (CMRA, por sus siglas en inglés). En este estudio, se toman imágenes de los vasos sanguíneos a través de una resonancia magnética para localizar el aneurisma cerebral.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR