Dermatitis de contacto: Causas

Causas

Las causas de dermatitis de contacto son muy variadas porque hay multitud de sustancias que las pueden provocar y depende en parte de cada persona. Pueden agruparse en dos tipos:

Dermatitis de contacto irritante:

  • Este es el tipo de dermatitis de contacto más frecuente. Puede ocurrir a cualquier persona en general.
  • La reacción sobre la piel no es una alergia, sino parece como una especie de quemadura.
  • Puede ser provocada por contacto con ácidos, materiales alcalinos como jabones y detergentes, suavizantes, disolventes u otros químicos, cemento, tintes para el cabello, plaguicidas o herbicidas, guantes de caucho, llevar los pañales húmedos mucho tiempo en los bebés o personas con incontinencia, etcétera.

Dermatitis de contacto alérgica:

  • Se produce cuando la piel contacta con una sustancia que provoca una reacción alérgica.
  • Puede ocurrir a personas con cierta predisposición alérgica. No se manifiesta la primera vez que se entra en contacto con un producto, sino que la reacción se desarrolla en las siguientes exposiciones y después de pasadas varias horas o al día siguiente.
  • Los productos que provocan este tipo de dermatitis con más frecuencia son:
  1. Adhesivos
  2. Tintes de telas o prendas de vestir
  3. Fragancias en perfumes, cosméticos, jabones y cremas.
  4. Esmalte de uñas, tintes para el cabello y soluciones para rizados permanentes
  5. Níquel y otros metales en joyas, correas de relojes, cremalleras metálicas, ganchos de sujetadores o ropa interior, botones, etcétera.
  6. Guantes o zapatos de caucho o látex
  7. Algunas plantas como: hiedra venenosa, roble venenoso, zumaque venenoso y otras plantas
  8. Bálsamo del Perú

Algunos productos causan una reacción sólo cuando la piel está expuesta a la luz solar (fotosensibilidad): lociones de afeitar, filtros solares, algunos perfumes o ungüentos que contengan sulfa, productos de alquitrán de hulla, aceite de cáscara de lima.

Hay algunas pocas sustancias que producen dermatitis por contacto con la piel a través del aire que las transporta, por ejemplo, la ambrosía o insecticidas en aerosol.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!