Demencia: Prevención

Prevención

La prevención de la demencia no es posible en la mayoría de casos.

En aquellas demencias que tienen una causa orgánica, la prevención se basa en prevenir de forma específica cada uno de los posibles trastornos.

Por ejemplo, el riesgo de padecer una demencia de tipo vascular se reduce al prevenir los accidentes cerebrovasculares (ictus), con las recomendaciones generales válidas para reducir el riesgo cardiovascular: alimentación saludable, actividad física, control de la presión arterial, los niveles de colesterol y diabetes, evitar el tabaco…

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR