Cor Pulmonale

¿Qué es?

El cor pulmonale o cardiopatía pulmonar es la hipertrofia (crecimiento o engrosamiento) y dilatación del músculo cardíaco del ventrículo derecho del corazón, como consecuencia de una enfermedad en los pulmones que provoca hipertensión arterial pulmonar y obliga al corazón a bombear e forma forzada, hasta que finalmente ocurre una insuficiencia cardíaca.

Causas

La causa del cor pulmonale o cardiopatía pulmonar es alguna enfermedad en los pulmones que a medida que avanza afectando al tejido pulmonar, también provoca un aumento de presión arterial en las propias venas y arterias pulmonares. Esta hipertensión arterial pulmonar afecta de forma retrógrada a la arteria pulmonar que sale del ventrículo derecho del corazón y en definitiva a toda la parte derecha del músculo cardíaco, de forma que se agranda dilatándose y engrosándose (hipertrofia) y finalmente se ve perjudicada su función de bombeo de la sangre. Las enfermedades más frecuentes que con su evolución producen cor pulmonale son:
  • Enfermedad pulmonar osbtructiva crónica (EPOC): es la más frecuente
  • Tromboembolismo pulmonar: la repercusión es de tipo agudo, pero si no se resuelve el problema se puede mantener de forma crónica.
  • Fibrosis pulmonar
  • Esclerosis sistémica
  • Cifoescoliosis: desviación de la columna vertebral que limita el espacio del tórax para expandir los pulmones
  • Obesidad que produzca disminución de la ventilación
  • Enfermedades neuromusculares que impidan el movimiento de los músculos respiratorios
  • Y otras…
Los mecanismos por los que las enfermedades pulmonares pueden causar esta hipertensión pulmonar son:
  • Pérdida de los entramados de vasos capilares, por ejemplo en los cambios de tipo enfisema pulmonar que ocurren en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o en una obstrucción de los capilares por un trombo en un tromboembolismo pulmonar.
  • Efecto de vasoconstricción (o vasos sanguíneos estrechados) como consecuencia de la falta de oxígeno (hipoxia) o el exceso de dióxido de carbono (hipercapnia) o de ambos a la vez.
  • Agrandamiento del grosor de las pequeñas arterias o arteriolas en respuesta al aumento de presión pulmonar.

Cor Pulmonale: Síntomas

En el cor pulmonale o cardiopatía pulmonar pueden no percibirse los síntomas en un inicio. Las primeras manifestaciones son las propias de la enfermedad pulmonar de base: sensación de ahogo (dísnea), fatiga durante el ejercicio, etc. A medida que avanza la enfermedad pulmonar, van teniendo lugar los síntomas y signos de la afectación de la parte derecha del corazón: cambios en la auscultación de los ruidos cardíacos que percibe el médico en la exploración física,  las venas yugulares se dilatan y se hacen visiblemente marcadas en el cuello, el hígado aumenta su volumen (hepatomegalia) y se hinchan los pies y las piernas (edema).

Cor Pulmonale: Diagnóstico

El diagnóstico de cor pulmonale o cardiopatía pulmonar se debe sospechar en todos los pacientes que presentan alguna de las enfermedades respiratorias que lo causan, junto con las manifestaciones clínicas características. Las pruebas complementarias pueden incluir:
  • Radiografía de tórax: muestra el aumento de las cavidades derechas del corazón y de la arteria pulmonar.
  • Electrocardiograma: se perciben los cambios eléctricos correspondientes a la hipertrofia del ventrículo derecho, por ejemplo: desviación del eje cardíaco a la derecha, onda QR en la derivación V1, y onda R dominante en las derivaciones V1 a V3.
  • Ecocardiografía: permite evaluar la función del corazón y del ventrículo derecho en concreto, así como de las válvulas afectadas.
  • Gammagrafía
  • Cateterismo cardíaco derecho: con la introducción de un catéter a través de los vasos periféricos hasta llegar al corazón es posible medir la presión arterial en las cavidades cardíacas y confirmar la enfermedad.

Cor Pulmonale: Tratamiento

El tratamiento del cor pulmonale o cardiopatía pulmonar es difícil y se basa en el tratamiento de la causa que lo ha producido si es posible. Es decir, es necesario tratar el sistema cardiorespiratorio como un global. Por eso es muy importante la detección y tratamiento precoz de las enfermedades pulmonares para evitar que se produzcan cambios en la estructura de los tejidos a largo plazo que sean irreversibles. Los fármacos más comúnmente utilizados son: diuréticos, vasodilatadores pulmonares, digoxina, oxígeno, anticoagulantes o antiagregantes… todos ellos con la debida precaución y prescripción médica que requiere un control exhaustivo y periódico.

Cor Pulmonale: Prevención

En la prevención del cor pulmonale o cardiopatía pulmonar es fundamental el adecuado manejo de la enfermedad pulmonar de base. Así pues la prevención de las propias enfermedades pulmonares, en la medida de lo posible,  así como su detección y tratamiento precoz son clave para evitar que se desencadene la afectación del corazón a largo plazo. Como las enfermedades que pueden causar cor pulmonale son tantas y tan variadas, no hay un método de prevención exacto para todas, pero en general resulta útil en la prevención de la mayoría de casos el abandono del tabaco, la no exposición a gases y productos tóxicos,  la actividad física regular y tonificación de la musculatura que influye en la respiración, evitar la obsesidad, evitar la inmovilidad de las piernas o si se tiene que estar un tiempo inmovilizado a la fuerza recibir un tratamiento anticoagulante.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR