Contractura muscular: Tratamiento

Tratamiento

Lo primero que hay que hacer para tratar una contractura es prevenirla, y para ello lo mejor es realizar un buen calentamiento para preparar al músculo antes del esfuerzo. Una programación progresiva en intensidad de las cargas también ayudará, de menos a más es el principio de intensidad. Un buen trabajo de flexibilidad también las evita, al mejorar la distensión del músculo y facilitar la recuperación del mismo tras el entrenamiento.

Entre los tratamientos indicados se encuentran los siguientes:

  • Miorrelajantes y antiinflamatorios: ciertos fármacos logran relajar la musculatura y reducir la contracción. Se suelen utilizar sobre todo en los casos en los que el dolor es muy acusado. Siempre deben de estar prescritos por un médico
  • Calor local: suele ser muy útil al conseguir un efecto relajante y analgésico. Es mejor administrar calor durante un tiempo limitado y más veces al día, que hacerlo de continuo
  • Masajes: los masajes deben de darse por personal cualificado, sino la contractura irá a peor. El masaje provocará un aumento del flujo sanguíneo que mejora la recuperación de tejidos y limpieza de metabolitos, además de propiciar una relajación del músculo, reduciendo la tensión y por tanto el dolor
  • Los estiramientos y la actividad ligera en el agua son aconsejables tras la fase aguda de la contracción
  • Reposo

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!