Contractura muscular: Causas

Causas

La causa de las contracturas musculares suele ser una actividad inapropiada en intensidad o en función de un musculo determinado. Así, cuando cogemos más peso del debido pueden aparecer contracturas.

Existen una serie de circunstancias que propician la aparición de una contractura:

  • Sedentarismo: Las personas que no realizan actividades físicas de manera habitual son más propensas a sufrir una contractura cuando la llevan a cabo, ya que el músculo no está lo suficientemente preparado para llevar a cabo un esfuerzo no habitual.
  • Edad avanzada: Las personas de avanzada edad corren riesgo de sufrir una contractura con una mayor probabilidad. Esto se debe a que el proceso de envejecimiento afecta también a los músculos, haciendo que pierdan elasticidad y por lo tanto sean más propensas a sufrir una contractura al realizar un esfuerzo no habitual.
  • Estrés: Puede provocar una contractura involuntaria debido a que se está en constante tensión.
  • Deporte: Los deportes en los que son más habituales las contracturas son aquellos de impacto (atletismo, baloncesto), de acción balística (lanzamiento de martillo, de jabalina) y de tren inferior (ciclismo, patinaje).
  • Deshidratación: Se considera que la falta de agua así como de otros componentes como el magnesio, el potasio, la glucosa o el sodio puede aumentar las posibilidades de sufrir una contractura o un calambre, ya que son elementos que las células musculares necesitan para su correcto funcionamiento. La falta de estos provoca irritación en el músculo, lo que facilita la contractura.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR