Conjuntivitis

¿Qué es?

La conjuntivitis es una inflamación o irritación de la conjuntiva (membrana que recubre los párpados y el globo ocular).  Puede afectar a todas las personas y  puede producirse debido a muchas causas.

Causas

La conjuntivitis aguda se trata de una inflamación de la conjuntiva. Las posibles causas son:
  • Infecciones bacterianas; como estafilococos, estreptococos, neumococos.
  • Infecciones víricas, siendo estas las más frecuente y contagiosas. Por ejemplo Herpes, rubéola, varicela.
  • Alérgica. La conjuntivitis alérgica es provocada por ciertos alérgenos como: ácaros, polen, látex, moho, el pelo de gato, productos que se utilizan para dar mantenimiento a las lentes de contacto.
  • Por cuerpo extraño. El mal uso de las lentes de contacto o lentillas, o si no están correctamente desinfectadas, facilita la introducción de los microbios causando conjuntivitis.
  • Traumáticas. Los arañazos y los golpes facilitan la sobreinfección conjuntival.

Conjuntivitis: Prevención

Una buena higiene puede prevenir la propagación de la conjuntivitis. Las cosas que puede hacer incluyen:
  • No comparta los cosméticos para los ojos y reemplácelos regularmente.
  • No comparta las toallas ni los pañuelos.
  • Manipule y limpie las lentes de contacto adecuadamente.
  • Evite tocarse los ojos con las manos.
  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Evite contacto con humo y productos químicos

Conjuntivitis: Síntomas

Los principales síntomas de la conjuntivitis son:
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Sensación de ardor en el ojo.
  • Párpados pegajosos.
  • Lagrimeo
  • Picor
  • Visión borrosa
  • Costras que se forman en el párpado durante la noche (más a menudo a causa de bacterias)
  • Dolor de ojos
  • Sensación arenosa en los ojos
  • Sensibilidad a la luz

Conjuntivitis: Tratamiento

Las causas que ocasionen la conjuntivitis influirán en su tratamiento. Para empezar, deben limpiarse los ojos, quitando las secreciones con un paño limpio, agua hervida tibia o suero fisiológico estéril. También suelen ser útiles las compresas frías y los analgésicos. El tratamiento puede ser la administración de colirio, pomada o gel antibiótico. Para mejorar la conjuntivitis alérgica o vírica, sin embargo, lo más efectivo es el uso de gotas oftálmicas con corticosteroides, que nunca deberán utilizarse en el caso de que la infección se haya producido por herpes, ya que los corticosteroides empeoran la infección. El tratamiento suele durar una semana: las gotas se administran entre cuatro y seis veces diarias y la pomada o el gel entre dos y tres veces al día. Las conjuntivitis de tipo alérgico precisa usar antihistamínicos en forma de colirio. Los cuerpos extraños hay que extraerlos, pero al ser el ojo un órgano muy delicado esto sólo debe hacerlo un médico. La conjuntivitis de origen traumático precisa una valoración y tratamiento de otras lesiones sobreañadidas, especialmente la erosión corneal.

Conjuntivitis: Diagnóstico

El diagnóstico de la conjuntivitis debe realizarlo un médico; para ello se suele realizar una historia clínica y una exploración ocular en función de los síntomas que estén presentes. En las conjuntivitis alérgicas, es frecuente que estos síntomas se asocien al resto de patologías que el paciente está sufriendo, como la rinitis o la dermatitis. En las conjuntivitis infecciosas también se pueden llevar a cabo pruebas para identificar al agente infeccioso.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR