Comunicación interauricular

¿Qué es?

La comunicación interauricular (CIA) es una alteración congénita del corazón, es decir, que está presente desde el nacimiento.

Se trata de un orificio en la pared que separa dos de las cavidades del corazón: la aurícula derecha y la aurícula izquierda.

En condiciones normales de la vida adulta, la sangre no puede circular entre estas dos aurículas.

Existen dos tipos de comunicación auricular:

  • Los defectos “ primum”  que se relacionan con otros defectos cardíacos del tabique interventricular (entre los dos ventrículos) y la válvula mitral (vàlvula que comunica el ventrículo y la aurícula izquierdos)
  • Los defectos ”secundum” que a su vez pueden consistir en un agujero único, pequeño o largo, o también pueden ser más de un agujero pequeño.  

Causas

La causa se la comunicación interauricular se produce por un defecto en el nacimiento. Para comprender su origen es necesario conocer que durante la vida intrauterina (en el embarazo), el feto mantiene una comunicación entre las dos aurículas necesaria para el buen funcionamiento de la circulación fetal de la sangre y la oxigenación de los tejidos; ya que al estar dentro de la bolsa amniótica en el útero materno, sus pulmones todavía no realizan la función del intercambio de gases. En el momento del nacimiento, las diferencias de presión en las cavidades del corazón que se producen al iniciarse la respiración espontánea y el llanto del bebé, producen que esta comunicación entre las dos aurículas quede sellada de forma automática. Cualquier defecto de ese cierre automático en el nacimiento produce que se mantenga la comunicación interauricular (CIA). Cuando estos defectos de la pared entre las dos aurículas son muy pequeños, es decir, menores de 5 milímetros, producen menos problemas en la circulación de la sangre y se detectan de forma más tardía durante la vida de la persona.

Comunicación interauricular: Síntomas

Los síntomas de una comunicación interauricular pueden no aparecer hasta la edad adulta si el agujero es menor de 5 milímetros de diámetro. En este caso se trataría de una comunicación interauricular asintomática. En ocasiones sí se puede percibir un soplo leve en la auscultación  cardíaca, pero sin que la persona presente ninguna molestia. Cuanto la comunicación interauricular es de mayor tamaño y sí produce síntomas, éstos pueden comenzar después del nacimiento y durante la infancia. Los síntomas incluyen:
  • Dificultad respiratoria
  • Palpitaciones
  • Infecciones respiratorias de repetición en niños
  • Intolerancia a la actividad física
  • Insuficiencia cardíaca en adultos

Comunicación interauricular: Diagnóstico

El diagnóstico de la comunicación interauricular incluye la historia clínica y la exploración física con síntomas y signos de dificultad respiratoria, de insuficiencia cardíaca y auscultación de soplos o ruidos anormales en el corazón. También son necesarias las siguientes pruebas complementarias:
  • Ecocardiografía con estudio Doppler, para visualizar el corazón en movimiento y el paso de sangre a través del orificio entre las aurículas. En ocasiones la ecocardiografía debe realizarse por vía transesofáciga, es decir, mediante un tubo flexible a través de la boca y el esófago.
  • Electrocardiograma
  • Angiografía coronaria, en personas mayores de 35 años
  • Resonancia magnética cardíaca
  • Cateterismo cardíaco, que a su vez es una técnica que puede utilizarse para el tratamiento.

Comunicación interauricular: Tratamiento

En una comunicación interauricular asintomática (que no produce molestias ni dificultades), es posible que la persona no necesite ningún tratamiento de momento. Cuando hay síntomas o alteraciones cardíacas y respiratorias asociadas, se precisa la cirugía para cerrar el agujero entre las aurículas. La técnica para realizar la cirugía reparadora puede ser mediante cateterismo o por cirugía abierta. El cateterismo permite colocar un dispositivo en forma de disco que cierra el tabique interauricular. El dispositivo de cierre se coloca a través de un catéter que se introduce desde los vasos sanguíneos de la ingle y llega hasta el corazón.

Comunicación interauricular: Prevención

La prevención de la comunicación interauricular no es posible, pero sí es necesaria una detección precoz para que el problema se logre tratar lo antes posible y evitar compliaciones. Las personas a las que se ha colocado un dispositivo de cierre del defecto en la pared interauricular deben tomar antibióticos de forma preventiva cuando se sometan a procedimientos del dentista o a pequeñas intervenciones que supongan un riesgo de contaminación de bacterias hacia la sangre.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR