Cetosis

¿Qué es?

La cetosis es una situación metabólica del organismo en la que existe un aumento en la sangre de los compuestos llamados cuerpos cetónicos.

Se origina por un déficit en el aporte de los nutrientes del grupo de los carbohidratos (hidratos de carbono o glúcidos).

En estado de cetosis el cuerpo es capaz de quemar grasas y reservas de grasas, por este motivo existen dietas de adelgazamiento que provocan este estado con el ojetivo de reducir el tejido graso corporal. Este tipo de dietas llamadas dietas cetogénicas han sido objeto de bastantes controversias.

En la diabetes mellitus, sobretodo de tipo 1, también se produce un estado de cetosis.

No hay que confundir la cetosis con la cetoacidosis.

Causas

En la cetosis ocurre el siguiente fenómeno del metabolismo: cuando el organismo recibe escasos carbohidratos de la dieta, la reacción para compensar la necesidad de calorías que proviene de estos nutrientes, es inducir la degradación (catabolismo) de las grasas, es decir, quemar grasas, con la finalidad de obtener energía. Con la descomposición de las grasas a cadenas de grasa más cortas, se generan unos compuestos moleculares llamados cuerpos cetónicos, que pueden ser utilizados por el cerebro como combustible en lugar de la glucosa procedente de los carbohidratos. En resumen: la cetosis es el resultado de dejar de utilizar los glúcidos como fuente de energía y sustituirlos por las grasas. En la diabetes mellitus, principalmente la de tipo 1, la cetosis ocurre debido a que la ausencia de insulina impide que la glucosa (azúcar de la sangre) sea utilizada por las células como corresponde. Durante este proceso también se generan diversas sustancias que resultan tóxicas y que son eliminadas por los riñones. Pero en el caso de que una persona tenga algún impedimiento en filtrar la sangre en los riñones y expulsar los cuerpos cetónicos, ocurre otro trastorno llamado cetoacidosis, o sea, acidosis por cuerpos cetónicos. La cetoacidosis es una complicación del estado metabólico de cetosis al que se suma la alteración de acidosis. Puede suceder según el estado de salud  y vulnerabilidad de la persona, y por ejemplo es una complicación muy conocida de la diabetes mellitus de tipo 1. Ocurre cuando la producción de estos cuerpos cetónicos es superior a la capacidad de los tejidos para utilizar estos compuestos. Es decir, hay un excedente de cuerpos cetónicos, que son moléculas de tipo ácido, y esto produce una alteración del equilibrio ácido-base del organismo, lo cual puede poner a riesgo la vida de la persona.

Cetosis: Síntomas

Los síntomas que hacen evidente la cetosis son:
  • Aliento de olor dulce y afrutado, característico de la cetosis.
  • Cansancio, agotamiento
  • Dolor de cabeza y mareos.
  • Náuseas y sed excesiva.
  • Dolor abdominal.
Algunas personas toleran bien la situación metabólica de cetosis.

Cetosis: Diagnóstico

En el diagnóstico de la cetosis es de gran utilidad la historia clínica y la exploración física, pues los síntomas característicos pueden orientar inicialmente sobre esta situación metabólica. Además se puede realizar una tira reactiva de orina. Se trata de un test rápido con el que valorar la presencia de cuerpos cetónicos en la orina, según el color al que cambia el material reactivo de la tira al contacto con las gotas de orina. También se puede solicitar un análisis de sangre con los parámetros básicos de un estudio bioquímico.

Cetosis: Tratamiento

La cetosis debe tratarse adecuadamente y todo lo más rápido posible ya que la acumulación de los cuerpos cetónicos en la sangre puede conllevar a estados de toxicidad. Algunas de las acciones a llevar a cabo serían:
  • Normalizar el nivel de azúcar en la sangre por lo que se puede necesitar insulina.
  • En caso de que hubiera fiebre o un proceso infeccioso habría que tratarse también.
  • Intensificar la ingesta de hidratos de carbono: las patatas, el pan, cocidos, frutas y verduras son recomendadas.
  • Restringir el consumo de grasas y proteínas: mantequilla, leche, aceite, crema, carne y huevo.
  • Frenar los vómitos y/o diarrea que suelen ser frecuentes en estos casos y que condicionan aún más un empeoramiento.

Cetosis: Prevención

Para prevenir la cetosis de causa dietética es importante seguir una serie de consejos: 1) Consultar con un nutricionista antes de empezar la dieta. 2) Evitar hacer una dieta por tu cuenta. Lo mejor es una dieta equilibrada y rica en todos los nutrientes y que se acompañe de ejercicio físico moderado. 3) Evitar las dietas milagro que generan muchas toxinas que pueden dañar nuestros riñones e hígado. 4) Ante la aparición de cualquier síntoma de cetosis se aconseja acudir al médico. En el caso de personas con diabetes, llevar un buen control de su enfermedad y unos niveles regulados de glucosa parece ser importante para prevenir la aparición de cetosis.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR