Celulitis

¿Qué es?

La celulitis es una inflamación de las células de los tejidos de sostén de las capas por debajo de la piel (tejido conectivo subcutáneo) causada por una bacteria.

No se debe confundir con la conocida celulitis de tipo estético.

Causas

La causa de celulitis es una infección provocada por alguna de las siguientes bacterias:
  • Streptococcus pyogenes
  • Staphylococcus aureus
  • Otras bacterias menos frecuentes: Streptococcus pneumoniae, Streptococcus del grupo B, Haemophilus influenzae Erisipelotrix rusiopathie y flora mixta anaerobia.
La celulitis se desencadena a partir de que la bacteria penetra en la piel a través de una herida u otra puerta de entrada, aunque a veces no sea visible. Son factores de riesgo de celulitis:
  • Edad avanzada
  • Tener el sistema inmunitario debilitado, por ejemplo personas con VIH, o que necesitan medicamentos inmunosupresores.
  • Personas con diabetes mellitus
  • Trastornos circulatorios en las piernas como linfedema o varices
  • Lesiones en la piel como: picaduras de insecto, picores, eczemas, quemaduras, sarpullidos, herpes zóster, pie de atleta, o heridas sin desinfectar.

Celulitis: Prevención

La prevención de la celulitis se basa en el correcto cuidado e higiene de las heridas y de las afecciones de la piel. Esto es especialmente importante en las personas diabéticas que por su enfermedad tiene más riesgo de padecer úlceras o heridas en los pies y las piernas.

Celulitis: Síntomas

Los síntomas de celulitis se presentan como un área roja bien delimitada, hinchada, dolorosa y caliente en la piel. Puede ir acompañada de fiebre en los casos más graves y de dificultad para mover la extremidad afectada. En ocasiones es posible detectar la herida de la piel, pero a veces no es visible. Las complicaciones de una celulitis pueden ser:
  • Extensión de la infección a la sangre
  • Afectación de otras estructuras como los músculos o los huesos
  • Formación de trombos en las venas (tromboflebitis o trombosis venosa profunda)
Fascitis necrosante, un tipo de infección en los tejidos blandos por la bacteria bacteria Streptococcus pyogenes, que se propaga muy rápidamente y en causa una gran destrucción de los tejidos.

Celulitis: Tratamiento

El tratamiento de la celulitis es mediante medicamentos antibióticos, que según la gravedad se pueden administrar por vía oral o intravenosa. También se prescriben medicamentos sintomáticos antiinflamatorios y antitérmicos. Si una celulitis se complica con una colección de pus en su interior, se debe drenar mediante una operación quirúrgica.

Celulitis: Diagnóstico

El diagnóstico de la celulitis suele ser un diagnóstico clínico basado en la historia clínica y la exploración física. Se pueden realizar cultivos de la herida de la piel o hemocultivos, pero no siempre se detecta la bacteria causante. Un análisis de sangre puede mostrar cambios en los valores que marcan inflamación y permite valorar el grado de afectación y estado general de la persona.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR