Cardiopatía congénita: Causas

Causas

La cardiopatía congénita engloba diferentes malformaciones y anomalías del corazón que se agrupan en dos tipos: cianóticas, es decir, producen coloración azulada en la piel del bebé por falta de oxígeno; y no cianóticas.

  • Cardiopatías congénitas cianóticas:
    • Anomalía de Ebstein
    • Corazón izquierdo hipoplásico
    • Atresia pulmonar
    • Tetralogía de Fallot
    • Drenaje venoso pulmonar anómalo total
    • Transposición de los grandes vasos
    • Atresia tricúspide
    • Tronco arterial
  • Cardiopatías congénitas no cianóticas:
    • Estenosis aórtica
    • Comunicación interauricular (CIA)
    • Canal auriculoventricular (defecto de relieve endocárdico)
    • Coartación de la aorta
    • Conducto arterial persistente (CAP)
    • Estenosis pulmonar
    • Comunicación interventricular (CIV)

Estas alteraciones pueden presentarse de forma individual o combinadas.

La mayoría de niños con cardiopatías congénitas tienen otros trastornos de nacimiento. Pero en algunos casos, estas cardiopatías también pueden formar parte de síndromes genéticos y cromosómicos, que pueden ser hereditarios. Por ejemplo: síndrome de DiGeorge, síndrome de Down, síndrome de Marfan, síndrome de Noonan, trisomía 13, síndrome de Turner…

También ciertos tipos de enfermedades durante el embarazo, uso de fármacos o sustancias químicas pueden influir en malformaciones fetales que originen una cardiopatía congénita, como el ácido retinoico, alcohol, infecciones como la rubéola durante el embarazo, o mal control del azúcar en sangre de la madre con diabetes gestacional.

En ocasiones no se puede llegar a definir una causa concreta que explique la aparición de una cardiopatía congénita.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!